A la espera de un Bergantín

Con estrofas de versos templados,
Vigentes ahora,
No contento te sigo escribiendo,
Para poder soñar.

Si empiezo por tu cara te digo,
No eres la más mona,
Aun así tu belleza te basta,
Para eclipsar el mar.

Más estudios y estudios,
Trabajo y pensando en la playa,
Pasabas horas muertas,
Queriendo poder disfrutar.

De una mar cristalina,
Cosida con puntos y rayas,
De un muchacho altivo,
Con canas y sonrisa locuaz.

En un libro cerrado de cuentos,
De hadas y canciones,
Un corifeo gritó en silencio,
Apagando tu voz.

Nuestra vida es un trivial,
Sin quesitos ni amonestaciones,
Dame un seis Cucufato,
Que voy a la pregunta marrón.

Y sigues yendo tú allí,
A la espera de un bergantín,
Con un marinero que ama tu bondad,
Que llega de la guerra en libertad.

Día tras noche esperando solita,
En el acantilado,
Llevas ya cuatro años sin
Noticias de dios.

Con tus lágrimas tejiste,
Un vestido con tintes dorados,
Con pamela y hombreras,
Nacidas de tu ilusión.

Con el poco tiempo
Que queda entre sueño y vigilia,
Con sonrisa en tu rostro,
A la espera de satisfacción.

De que venga tu esposo,
Adiós a las guerras de lidia,
Que se acueste en reposo en tu lecho,
Y te haga el amor.

Y sigues yendo tú allí,
A la espera de un bergantín,
Con un marinero que ama tu bondad,
Que llega de la guerra en libertad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s