Archivo de la categoría: Poesía

Con mucho arte, mucha rima y un poco de mala baba.

Una falsa entre truhanes

Ella no cree en el amor,
cree en lo que cree que es querer
mientras se quita el top
con su perfume de burdel.

Detrás un séquito de gansos amilanados
que se la tiran a la bartola
devorándola sin probar bocado.

En el bar la puedes encontrar
con su sonrisa predilecta
versado en lo grotesco
de su tez imperfecta.

Las curvas de la línea de su cuerpo
asimetría imperfecta rematada
por dos terrones de azúcar sonrosada.

En historias de alcoba,
como el pan de cada noche,
se doctoró a solas
con usureros, lapidarios y coaches.

Fruta del fruto de la riqueza
si no es dentista, será que roza la pobreza.

¿Para qué vivir del amor
si se vive con dinero?
Es mejor aparentar
que estar con un fontanero.

Ya tendrá amantes
ligues de una noche y operetas.
Lo suyo son los tunantes,
el dinero y que le miren las tetas.

En el arte de comer
se deja la oreja saborear.
¿Amigas? No monsieur,
a los machos me pueden quitar.

Buscando que te la ligues
para no decirte que sí
y así sentirse la diosa
que te niega su carmín.

Cuando llueva búscala,
sola entre chavales
siendo una estrella fugaz,

una falsa entre truhanes
de nariz descomunal.

Con fulano te conformas.

Ni muy bueno
ni tan malo.
Para estar con alguien
con fulano te conformas.

A ser posible desgarbado
de poca listeza
nada elegante
y que no cumpla las normas.

Mientras yo me doctoraba
en tu cuerpo, en tus ojos, en tus labios,
tú sacrificabas tus venas con alcoholes
de verbenas y de atrezzo: mil agravios.

En mis juergas me esperaban libros,
ordenadores, cámaras y corazones rotos
que alumbraban mi camino por las noches
para soñar en la almohada con tu pelo,
tus ganas, tu sonrisa, tus derroches,
la vida que desgastas a veces con otros.

Te aguardaban casetas, trajes, sentimientos
que en vasos de tubo te hacían suspirar
por almas que no llegan y que no veías llegar
aunque la mía andaba cerca e incluso la podías
con gusto tocar.

Con cada halago que te regalé di una palada en la fosa,
la trova de mis venas se hundía en su tumba con cada poema,
mis manos turbias ahora dolorosas
de bonito rosa llenaba mi túmulo, mi condena.

Curioso placer que de mundos distintos
estamos juntos en entretiempo
en los relates raídos de cada día
riendo cual novios, tú y yo, de la melancolía.

Te cambio mi mejor orgasmo
por la más fina de tus caricias.
Te desvisto de tus llantos
para echarte el pelo detrás de la oreja,
para mirarte a los labios,
para besarte las cejas.

Acepta en tu portal
lo que quise dejar para la alcoba
pues solo quiero besar
tus labios que me enamoran.

9-8-2012

Amada Mía

Aunque parezca increíble un escritor confeso, hecho y derecho, felicitó una vez a cierta persona por esta poesía escrita por mi, para un encargo particular.

AMADA MÍA.

Con una copa de vino
Hablando sobre la luna
De una cama dormida,
De una canción sin papel.

Que cante como te cante,
Que escriba como te escriba,
Tu boca dulce diatriba,
Tiovivo sin carrusel.

Sintiendo como te siento,
Yo no me siento contento
Custodiando tu averno
De rubita Norma Jeane.

Por eso hoy me lo callo
Mientras miro en los ensayos,
Mientras suspiro por ti.

Y siento que soy juez y parte
En esta locura mía.
Que solo quise besarte
Amada mía.

Acostado en tu alcoba
Apostando con las horas
Que te soñaba desnuda
Dulce y sensual como hiel.

Pasando corre-ve-y-diles
Tus caderas de jazmines
Se fueron por los madriles,
Y yo esperando tu volver

Y muero yo por besarte
Y otro gallo cantaría
Que vivo por enamorarte
Amada mía.

23-6-2012

Una Historia Más

Una gota de sudor
Vaporizó mis pestañas
Que antes era legañas
De unos ojos que al llorar,

Tristones se encontraban
En un mar de tritones
Que con sus tristes canciones
Le dijeron la verdad.

Una verdad que pasaba
Por el asta de un toro
Que un tal rey moro
Mandó a torear

En una plaza lejana
Que sin cierros ni ventanas
A animales encerraba
Para poderlos matar.

Y le cuadró a un torero
Ni feo, pobre ni bueno
Que con capote de oro
De grana se tiñó,

Que cosieron en Marruecos
En la casa de un sueco
Que de problemas febriles,
De suiza fue a emigrar,

Pasando por aduanas
Aviones verdes como ranas,
Que con alguna azafata
No se pueden gobernar.

Cuando besos indulgentes,
Mientras se come caliente,
En la cabina muy fuerte
Le daba al capitán

Hombre de gorra ancha,
Hermano de una hermana
Que lloraba desconsolada
Por la muerte de un torero.
Que un tal rey moro
Mandó una tarde a torear.

Un año del corazón

Publicamos nuestro primer libro: Un año del corazón, una recopilación de poemas de nuestro poeta favorito, Dani. Para celebrarlo, le hemos hecho una entrevista al autor, no os la perdáis:

Y recuerda que puedes comprar el libro en cualquiera de los siguientes sitios:

Createspace

Amazon.com

Amazon.es

Amazon Kindle