Archivo del Autor: Xente

Lollipop Burguer 4

He aquí mi primera incursión en el Especial de Halloween, esta parte trata un poco sobre el comienzo para que os vayais haciendo una idea. Poco a poco se irán descubriendo más cosas, pero debeis tener “pasensia”. Espero que os guste.

Ramón, 38 años
Camionero
17 de Octubre de 2010
Una semana antes de la infección Sigue leyendo

Anuncios

Test de Abducción

Debido a la novedosa facebookitis que nos asola hoy en día se me ha ocurrido realizar un test para que todos aquellos que quieran saber qué probabilidad tienen de ser abducido lo sepan. Sé que las opciones son un tanto estrámboticas, pero he intentado que los resultados se asemejen a la realidad, aunque este test de real no tiene nada. Espero que al menos les distraiga un rato y les abduzca del aburrimiento que es de lo que se trata.

TEST DE ABDUCCIÓN

Sigue leyendo

Feliz cumple Dani!!!

Esta nueva entrada va dedicada a una persona a la que no me imagino no haberla conocido, una persona que ha demostrado una y otra vez que no es un amigo cualquiera, que está por encima de eso. Hoy es su día y me gustaría dedicarle este escrito y darle las gracias porque sea mi amigo. Espero que te guste.

Simplemente el hecho de pensar que podría haber elegido otra carrera me angustia, ya que me hubiera perdido conocer a una gran persona y un gran amigo al que puedo considerar hermano.
Durante estos años puedo decir, y no me cansaría de decirlo, que no tengo ningún recuerdo malo a su lado. Aunque sus escritos a veces sean un tanto fúnebres (no te lo tomes a mal jajaja) es una persona divertida e ingeniosa con un sentido del humor espléndido, que nunca te va a dejar sin una sonrisa en la cara.
Amante del arte en general y de las mujeres en particular, puedo decir y no me equivoco, que en seducir a través de tintero y pluma es un verdadero artista, un romántico de pies a cabeza. Por eso no desesperes en el amor, que el único problema es que mujeres que lleguen a tu altura hay pocas, porque no creo que ninguna mujer quiera quedarse con las ganas de conocerte, te lo aseguro.
Me fascina de él su forma de vivir la noche. Ella es su inspiración, testigo de sus creaciones. En la soledad de su cuarto sus ideas fluyen y se plasman en el papel para que luego nos deleitemos leyéndolas, o mejor aún, grabándolas. Sólo hay que echar un vistazo a este nuestro blog y leer sus creaciones, las cuales envidio sanamente y me animan a escribir. Por ello te doy de nuevo las gracias por despertar en mí el interés por la palabra escrita, y por introducirme en tu círculo de amistad junto a tantas personas, cada cual mejor, con las que nunca me aburro y a las que si algo les falta es tiempo para poder realizar todas esas pepitas de oro que se encuentran en sus cabezas de verdaderos fenómenos. Estoy seguro de que en un futuro todo se verá recompensado y que si no es ahora, en algún momento seréis premios Planeta, Goyas, Oscars y vuestros cuadros estarán en museos de renombre, sino tiempo al tiempo.
Son ya cuatro años los que llevamos juntos amigo mío y espero que sean muchos más y que pueda estar presente en todos tus cumpleaños. Te deseo lo mejor en la vida, que lo que te propongas lo conseguirás seguro, y acuérdate de mí cuando seas millonario y tengas un harén de cien mujeres.
Feliz Cumpleaños Capitán Daniel, Señor Goodkat, Álvaro Morales, Agustín González… en resumen, Feliz Cumpleñaos Dani, Amigo y hermano probeta.

Que sepáis que no me olvido en ningún momento de todas esas noches en las que me habeis acogido en vuestro salón y os estaré eternamente agradecido porque me dejéis que forme parte de esto. Obrigracias!!

PD: Recuerda que los mejores regalos no son los de los cumpleaños, sino los que realmente no te esperas.
Dicho esto que sepas que no te vamos a regalar nada jajajaja.

Quiero hacer hincapié en que esto no es nada gay ni declaración de amor, que todos sabeis que a mí me gustan las mujeres mas robustas que Dani jajajajaja

Poema para Jesús

Al ver el poema de Jesús no me pude resistir a devolvérselo, ya que se lo merece el buen muchacho. Esto del homosexualismo es cosa de dar uno y después el otro, así que a eso vamos.

Aunque este poema sea homosexual
he de aclarar que es una broma
puesto que yo soy muy macho
y no siento placer como tal
aunque me metas una polla de goma
y me agarres a la vez el pitraco.

Jesús, tu poema me ha enamorado.
Y por eso te escribo estos versos.
No para darte ningún beso,
pero sí para penetrarte el ano.

Cogería tu culito respingón,
y con mucha dilatación
te lo petaría en cuclillas
hasta darte en la campanilla.

Ay Jesús, Jesusete!!
Déjame darte por el cerete,
ponerte en decúbito prono,
y follarte como los monos.

Desearía poder cogerte,
en términos argentinos,
para llenarte con mi sustancia
y que te llegue mi fragancia
desde la punta de mi pepino
hasta el final de tu garganta.

Esta ha sido mi poesía,
espero que os haya gustado.
Y si no quedáis satisfechos,
no os hagáis los estrechos
y llevaros en demasía
más de dos cuartas de nabo.

PD: Seguramente notaréis que la poesía no es lo mío. Sobre todo por la métrica tan espectacular y simétrica que logro. Por lo demás, que nadie se lo tome a mal que es de coña.

He sido abducido VI

Bueno, como nadie continuaba esta historia perdida me he decidido a hacerlo yo. No me ha terminado de gustar como queda pero es lo que hay jejejeje. Ya vosotros la continuáis como se merece.
Por último hago un llamamiento a Ale, que creo que soy el único al que no se la hecho entrevista, pero no os preocupéis que ya me la hago yo sólo… :'(     Otro problema que tengo es que yo no veo mi foto. Si los demás la veis pues nada, será cosa de mi ordenador.
Sin más dilación, aquí os dejo mi continuación (anda!! si me ha salido pareado y todo, si es que soy poeta hasta sin querer). ¡¡¡Cangrejos de terror Dani!!! ¡¡Cangrejos de terror!!

03:00 Me cago en la puta madre del bicho este que no para de dar golpecitos en la puerta. Es peor que los vendedores de enciclopedias, ¿no te cansas, hijo mío? Lleva ya tres horas dando golpes y lo único que ha conseguido es que haga un peregrinaje continuo de la cama al baño y viceversa. Debo buscar alimentos con bífidus o algo parecido porque llevo casi una semana haciendo de vientre cada dos por tres.

03:15 Parece que el “guardián del pasillo” se ha cansado por fin y se ha largado. Se respira una paz y un silencio propios de una iglesia.

13:06 Me despierto como si llevara dos días seguidos durmiendo. Me siento oxidado de tanto dormir. Ni siquiera he oído la sirena de apertura. Me está gustando este nuevo hogar.

13:17 Una vez desperezado del todo y aseado lo máximo que puedo me dirijo a por las provisiones de hoy. Miro el número del resguardo para la toalla, ¡¡el 1!! Tengo que correr o se me pasará, y adiós toalla querida.

13:20 Ni el mismísimo hijo probeta de Usain Bolt y Marion Jones lo hubiera hecho más rápido. Creo que por fin tendré mi toalla.

13:25 He vuelto al lugar donde pedí la toalla. Este ruido me taladra el cerebro, hagámoslo rápido. Llego a la máquina y busco algún pomo o algo que me permita abrirla, ya que en su interior debería estar mi preciado objeto.

13:30 Inspecciono la máquina. La abro, y en su interior hay una caja cerrada con un pestillo. Dentro estará la toalla.

13:33 Cojo la caja y salgo de allí corriendo. No me gusta este sitio.

13:40 Una vez fuera dejo la caja en el suelo y me dispongo a abrirla. Mis oídos se acostumbran al ambiente normal del supermercado, y escucho un ruido dentro de la caja. Es como un cuchicheo. Hay algo vivo en su interior. Después de ver la cabra con alas de la azotea y el “guardián del pasillo”, me puedo esperar hasta un digimon ahí dentro.

13:45 ¡¡Estoy nervioso!! Me encuentro como en mi primer cumpleaños delante de un regalo. “¿Qué será? ¿Qué será? Abre la caja y lo verás”, canta mi subconsciente infantil mientras abro el pestillo de la caja.

13:50 Quedo estupefacto al ver lo que hay dentro: una cobaya… La maquinita y su estupenda tecnología con su micrófono de los años 20 me ha entendido mal y me ha traído una cobaya en vez de una toalla. Me siento como cuando pedí a los Reyes Magos una bici nueva y me trajeron unos patines de Fisher Price de cuatro ruedas, y de niña.

Sigue leyendo

He sido abducido III

Bueno, aunque he tardado aquí está la continuación de este best-seller. Es muy larga así que espero que no os aburra. Por fin saldré en la parte de autores jajajaja

03.24 Me despierto agitado completamente empapado en sudor, menos mal que no me duché, ya que no habría servido de nada. He tenido una pesadilla, debe ser por lo que descubrí antes de irme a dormir. Todo es muy extraño.

03.25 Otra vez la llamada de la naturaleza, no sé si es por lo que cené ayer o porque estoy físicamente cagándome de miedo. Debo buscar un lugar adecuado en el que dejar mi regalo porque ya empiezo a percibir un pequeño olor nauseabundo procedente de los hoyos.

03.30 Llego a la puerta que descubrí anoche y que da al cuarto de baño. Qué raro, está cerrada. ¡¡Joder!! ¡¡Me voy a cagar encima!!

03.35 Sigo buscando por los infinitos pasillos con mi salvadora linterna, hay un silencio sepulcral.

03.40 He encontrado unos baños públicos. Junto a ellos una báscula electrónica de esas altas que también están en las farmacias.

03.55 Termino mi trabajo con total satisfacción. Se me había vuelto a olvidar el papel higiénico en la caseta, menos mal que había papel en el baño; después de todo parece que tengo algo de suerte. Todo este incidente me ha dejado las neuronas bailando el chachachá.

04.00 Ya me he lavado las manos y aprovecho el momento para asearme un poco. Me doy un “lavado de gatos”, o lo que es lo mismo: un poco por la cabeza y otro por los sobacos. No tengo toalla así que me seco con la ropa que llevo encima.
Ayer a esta hora la luz ya estaba encendida pero hoy no, algo raro pasa.

04.07 Salgo de los baños públicos. Miro la báscula…

04.08 La sigo mirando…

04.09 No resisto más y me subo en ella para pesarme. Leo el cartel que dice 50 céntimos, y hay una flechita dibujada hacia la ranura donde meter la moneda. Rebusco en mi bolsillo y cojo una moneda de las que recogí cuando me desmayé ayer en la famosa puerta de entrada, porque de salida tenía poco.
No entiendo por qué no me puedo resistir a pesarme en una báscula cuando la veo.

04.10 Sale el papelito de la báscula. Al leerlo quedo perplejo. Peso: 12 Kg. Altura: 197 Cm. Estoy indignado, la maldita máquina me ha robado 50 céntimos.
De manera algo ilógica me enfurezco con la báscula y le doy una patada. No es la patada más fuerte que di en mi vida, pero esa sonó más que ninguna en medio de ese silencio tan terrorífico.

Sigue leyendo