Las Manos

Mírate las manos.
Dime que no extrañas
entrelazar mis dedos
o acariciar mi espalda.

Mírame las manos.
Di que no echas de menos
que te bese intensamente
mientras la enredo en tu pelo.

Te delatan las mejillas,
coloradas como tomates.
Me echas de menos, chiquilla.
El corazón ya no te late.

Apaga tus ansias en otro.
Vuelca tu locura en su cama.
No piensas en el, te lo noto.
No es a él a quien amas.

Así pues, sácate los ojos,
no tendrás que hacer de ciega.
Ese chico es un antojo,
puedes decir lo que quieras.

Anuncios

3 pensamientos en “Las Manos

  1. Señor Goodkat

    ¿Quién no lo ha pensado alguna vez? Siempre se me vienen a la mente dos frases. Una “Te quería pero me lo negué tantas veces que me lo creí, tenía miedo” y otra ” No seré lo que pedías pero soy quien más te quiso”. El problema es que solo recuerdo dos frases :P Mi memoria ya no es lo que era. Me encanta el poema (K)

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s