Archivo de la etiqueta: Reflexiones

Escribiendo en la playa

Me sonaba de algo su cara, no sabía muy bien si de una actriz hollywodiense o de haber vivido algún sueño con ella. Cosa últimamente poco probable ya que mis fantasías más nocturnas corrían a cargo de una morenita que me devoraba sin probar bocado. Por tanto, me decanto más por la primera opción.

Despejarme ese verano de los summer love que a la bogue tildaban mis más ínfimas prioridades y se aventuraban con desparpajo a través de mis dormidos sentimientos era mi prioridad.

Cuando estas cosas ocurren uno recurre aunque suene rimbombante, a la familia, a la playa y al mar.

Este verano del doce, de la pepa y las chavalas guapas a las que aún les falta medio hemisferio racional para ser mujeres, se estaba tornando agotador para mi ser, mis pensamientos, mis sueños y mi corazón. No pisaba casa para nada y tanto monta, monta tanto me había dejado en una precaria postura de ánimos y un considerable abandono por mi parte de la familia.

Las faldas cada vez más cortas me hacían difícil la tarea de perseguirlas y lo peor de eso era cuando en su reverso se tornaban pijamas mal llamados monos.

Es por eso que cuando me levanté más temprano de mi señorial hora, decidiera viajar con mis padres a la barrosa. Para el menos docto en el tema, una playa de la costa gaditana donde el turismo es un hecho y el espectáculo es ya de por sí maravilloso.

Desaparecí pues de ese mundo que día a día me había asolado, dejando atrás la ola de calor que me acusaba y la calentura de mis propios pensamientitos a los cuales dejé a buen recaudo tapaditos sobre el sofá.

Viajamos con canciones que yo había vivido este mes y el anterior en un coche del mismo modelo y distinto color en calidad de copiloto y con una sonrisa en el corazón además de los labios. No es que no me gustara la compañía de mis padres. En absoluto,  solo que la compañía de ese otro automóvil, hacía que mi ritmo cardíaco se acompasara con el del mundo. Y así escuchando las canciones que anteriormente había escuchado me invadió la nostalgia por aquel pequeño bicho andaluz que con su mirada hacía las delicias de todos los comensales que aguardando y guardándose la cola esperaban comer de ese cuerpo suyo que era una dulce ambrosía olímpica. Su piercing en el ombligo era tan sensual que yo, que tengo poco afín por los metales y soy más de gases nobles mañaneros, solo podía quedarme embobado pensando en cosas que incluso en la sacristía eran pecado capital teguicigalpino.

La playa como cualquier día era una variopinta sociedad, algo más desnuda, de seres vivos y otros mariscos.

Con el Panamá en la testa y mochila al hombro comencé a andar al amparo de mis padres por esa tierra pasando de la zona más rural a las playas de los complejos hoteleros donde las mujeres eran igual de bellas pero insultaban más finamente a sus respectivos comensales.

Viendo el panorama cualquier persona deja la nostalgia y la pena aparcada en doble fila y comprende que el mundo es vasto. Y aunque haya la mitad de corazones que piernas, siempre que te miran o te sonríen bellas serranitas, comprendes cuánto se pierden los no-amores que no avanzan ni a besos a pesar de regalarles los labios de la luna.

La mayoría de las mujercitas de hoy en día no buscan romanticismo ni buenos modales sino capullos de los que se enamoran imaginándose falsamente que algún día serán mariposas. La única manera de sentir esos lepidópteros revolotear en un estómago femenino es consumiendo capullos revestidos de seda y engaños, que solo buscan una boquita caliente a la que poder mentir.

Por fin llegamos al buffet libre, esos sitios donde los preferentementes ancianos chillan, gruñen y entran en guerra por coger platos y platos, cual jibias, de alimentos capaces de comer. Y allí enfrente mía dos dulces damas de, tal vez dos años menos que yo, me sonreían sin quitarme el ojo desde el primer plato que cogí hasta el postre.

Si las miraba, una se acercaba a la otra y le susurraba un secreto gubernamental y acto seguido volvía a dirigirme sus ojitos azules. Me sonaba de algo y ese algo era agradable. Flirtear de aquella manera tan inocente era un placer que desde que abandonamos los viajes por España no cultivaba. Lo cierto sin ánimo de regodearme es que mi sonrisa había madurado y mis modales también.

La última mirada cuando salieron por aquella puerta fue a este poeta de poca tinta seguido por una sonrisa que tardaré algún tiempo en olvidar. Fue mucho mejor que su número y el sexo que conllevaría aquella noche ya que, el mejor placer reside en unos ojos dulces con una sonrisa impregnada en el salitre de la playa.

A veces es necesario que todo esto ocurra para darte cuenta de lo que vales y comprender lo que otras desperdician por pensamientos puramente físicos. No seré el más guapo ni el cuerpo más espectacular pero posiblemente soy algo más que todo eso. Os invito a través de estas palabras a juzgar por vosotras mismas. Yo ahora me recostaré a tomar el sol en mi piel que ya luce un moreno considerable, como hacía años que no tenía y gracias a una morena que me lleva por sendas de sentimientos ocultos y esquivos. Pensaré en el tiempo, en el salitre y en el pequeño bicho al que tanto adoro. Los tangas esta tarde me resguardarán del calor.

21-8-2012

Anuncios

Playas en tu ausencia

El sol bañaba el agua impregnada de salitre. Podría decir que era salitre y no otra cosa pues solo él me recordaba su cuerpo, el cuerpo de ella. No, no andaba hoy por la playa como solía hacer, bañándose en la arena y secando su piel en el agua. Saludándola cual pez de sangre azul que sabe disfrutar de las corrientes pasando, de las más cálidas a las más frías, evitando gracias a esto, pensar mucho en las consecuencias de su nado.

Ella como mujer, evitaba morder el anzuelo de aquellos pescadores que, con sus cañas a estribor y babor del bajel y redes en proa y en el castillo de popa, intentaban con gran desarraigo y muchos éxitos hoy en día, capturar a Fembras Playideras que solo buscaban un pequeño momento de gloria para salvar sus descorazonados corazones ya de por sí alcoholizados y casquivanos. Solo frente a la marea que sube y baja se hallan esos corazones mientras las almas de los españolitos son mojadas en aquellas costas, en aquellas playas.

Dicho así parece más de lo que fue su ausencia, cuando en realidad, solo extrañaba su risa junto a la mía, como quien extraña algo que sabe que pronto tendrá. Algo que es más de lo que esperaba y mucho menos de lo que los dos merecíamos el uno del otro.

Algo que quizás y por caprichos del destino conseguiríamos antes de que la pleamar se tornara invierno y todas las sombrillas se desclavaran desapareciendo de ese campo de girasoles marchitos que son las playas de aquella estación sin trenes.

Mientras tanto sentado en mi azul toalla y con el sombrero sobre mi testa, apartando las miradas de jóvenes colegialas que murmuraban sobre mi ya de por sí atractiva persona, no podía evitar echarte de menos aun deseando echarte de más.

Sinceramente “la vida es tan bonita que parece de verdad” como rezaba aquella copla en forma de película. Es evidente que para ver lo bonito debemos pasar por lo malo y entonces el concepto comienza a cobrar algo más de sentido. Solo hacía falta ver el microcosmos que formaban la cantidad de bañistas de la playa donde me encontraba. Subrayo bañistas porque algunas mozas rubenescas y caquexicas pisaban este árido desierto encharcado con el único afán de hacer aflorar un color más pardo en su piel más superficial justo antes de bañarse. Eso sin contar con los padres de familia que solo acudían para contentar a sus buenas mujeres en esa aventura del tira y afloja que es el matrimonio. Concepto que solo en la cama podría ser más fuerte y más flojo. Un pequeño niño de un año saltaba de asombro cuando metía su piernecita en la fría agua del mar. Su abuela a su vez, embutida en su bañador de gala, jugaba con él como si de un hijo al que le queda mucho por disfrutar se tratase. Las marías jugaban el bingo cantando los números con ese arte picarón que solo ellas podían tener. Los melones esperaban enterrados en la arena, frescos y prestos para ser comidos.

Por otro lado los pechos desnudos tomaban el sol deseando a caminantes que, por la orilla, lucían sus desculturales cerebros con abdominales hasta las cejas y pelos solos en la cuba donde se afeitan el cuerpo. Las bicicletas aparcadas en la arena esperaban a los niños que, bañándose, se lanzaban gotas de agua mientras reían y chillaban.

Y si bajo el sol sucedían cosas bonitas mientras algunos energúmenos eran felices, quizás y solo quizás la ecuación debería añadirte en vez de restarte de este Paisaje. De esta tarde, de estos sueños, de estas letras, de esta, mi vida.

Miedo y maltrato en casa

Bueno, aquí os dejo un pequeño relato que puede abrir los ojos a muchas personas y cambiar su forma de pensar.

Miedo y maltrato en casa

Otra vez esperando, otra vez pensando en qué comprar para comer con ese miedo que me sube por la espalda. Pronto llegará y sé que no será para bien. Su trabajo mezclado con alcohol es un coktail que me desmorona. Me da mucha pena que esté así, me da mucho miedo cuando llega con ese olor a whisky a las 3 de la tarde.

No tenemos más remedio que aguantarnos el uno al otro, mi amor es inconmensurable y si me pega es porque me lo merezco, lleva demasiada tensión a las espaldas. Toda una casa con su sudor. Yo sin embargo en el paro desde hace meses, fregando, recogiendo a los niños, contándole cuentos en las noches y ni eso soy capaz de hacer bien. Fue entonces cuando comenzaron las palizas. Fue entonces cuando se acabó nuestra felicidad.

Recuerdo lo de cada noche, con su pequeña figura me chilla, me chilla y me pega. Yo no soy capaz de responderle, sólo lloro. Sus ojos lloran después cuando el alcohol se ha esfumado al olvido. Hacemos el amor y dormimos como si no hubiera pasado nada y otra vez comienza el nuevo día.

Ahí llega, lo espero con un cigarro en la mano, en la cocina los huevos se están haciendo, lástima que haga mucho tiempo que perdí el apetito. Viene hacia mí y me toca delante de los niños, apesta a alcohol, como siempre. Le aparto la mano y se cabrea, más de lo habitual. ¿Cómo una persona con su pequeña estatura puede causar tanto miedo? Los niños lloran, los cojo como puedo y los saco de la casa. Decididamente nos vamos, nos vamos para no volver nunca jamás. Mientras me voy, la persona que me causa tanto miedo coge la sartén de los huevos y me la tira a la cara. Siento el aceite carcomer mi piel, grito y lloro. No puedo hacer nada más, no quiero pegarle, aún siento su corazón con el mío como desde el primer momento.

Nunca debí perder mi trabajo, nunca debí dejar que sólo trabajara ella, nunca debí dejar que se emborrachara. Toda la culpa es mía, Sandra, de tu marido, de tu amante, del padre de tus hijos.

¡Rescatemos ideas!

Rescatemos esas ideas olvidadas, esas ideas tiradas a la basura. Por favor no desperdiciemos la oportunidad de hacer cosas espectaculares y productivas para nuestras imaginación. ¿Qué fue de Argo? ¿Qué fue de esa intención de hacer Stop Motion con una pizarrilla? Sí, sentiros aludidos. Habéis dejado que poco a poco esas cosas se me hayan olvidado por completo, ¿cómo permitís tal cosa? ¿O es que vosotros mismos ya no os acordáis? Bueno, ahí queda, y por supuesto con dibujo incluído .

Hombre + Querimiento + Mujer = Amistad

Hombre + querimiento + mujer= amistad

Debo decir que nada de lo que ocurra en estas líneas le ha pasado, esta pasando o pasará a ninguna persona, nunca. Todo es fruto de mi imaginación de la que se puede sacar pepitas de oro. Tal vez en otro de los 14 universos, en otra galaxia con otro planeta llamado Arena, Suelo o quizás incluso Tierra, donde la contaminación no existe y la capa de ozono sea una fina película compacta y sin perforaciones, estas cosas pasen. Solo tal vez…

Comenzaré recabando un poco en la historia (inventada) de lo que es el Querimiento.

Se denomina Querimiento a la sensación que envuelve a las personas ya sea de sexo masculino o femenino que facilita las aperturas de los canales seminales y que sigue subiendo hasta llegar al corpúsculo estomacal produciendo nauseas. De ahí es enviado al corazón donde el ser, masculino o femenino valga la redundancia, comienza a sentir un cariño especial, tan especial que el ser deja de pensar en si mismo y pasa de ser egocentrista a idolatrar a otros seres. El Querimiento culmina con el vaciamiento del liquido seminal, con el empiece del Querimiento hacia otro persona ( Querimiento bilateral) y el más duradero acaba con la muerte. Conformando estas tres la Fase Final o Climax.

Pero claro así viene estipulado en la R.D.C (Real Diccionario de mis Cojones) pero dentro del Querimiento tenemos muchas fases. Existe una fase primordial que es la que posibilita que este dure hasta el Climax del mismo. Esa fase es la posibilidad que confieren los astros a los seres. Si por posibilidad astral tanto tu como otro ser tenéis Querimiento entre ustedes se facilita que este llegue al Climax o Fase Final. Pero esto no es nada fácil, lo normal es que pase esto….

Sujeto 1 (masculino) tiene sensación de Querimiento por sujeto 2 (femenino). Los pasos a seguir para conseguir el Climax es un sendero de la ciencia hasta ahora bastante tortuoso y oscuro por lo que se caminará a ciegas. Hay muchas hipótesis pero no son totalmente validas, aunque algunas con ratones blancos están dando muy buenos resultados. He de decir que se ha creado una rama de la ciencia dedicada a estudiar este fenómeno.

Lo primero que debe hacer el sujeto 1 es acercarse al sujeto 2 pero aquí es cuando viene lo complicado. El sujeto 2 tiene un área de su corteza cerebral primigenia que tiende a encariñarse de las personas en sentido amistoso.

El sujeto 1 da todo de si, invita a comidas (pagafantas), invita al cine (pagafantas), te acompaña a los sitios (pagafantas) te hace de lazarillo y siempre esta a tu lado cuando lo necesitas( véase pagafantismo). Cualidades más que suficientemente deseables para hacer compreder al sujeto 2 que tienes un Querimiento más que acentuado y camino de la cronicidad.

Aun así el sujeto 2 tiene sus propias expectativas y te trata de una manera u otra dependiendo del oleaje y del ciclo de las mareas de su planeta en convergencia con su satélite lunar.

El caso viene a que el día que el sujeto 1 no aguanta más debido al ensanchamiento de su aparato escrotal  o bien  sus sentimiento querimientales van rebosando a través de su corazón y lo sumen en un estado de enajenación mental transitoria, decide declarar la verdad de todo este vodevil.

Hagamos un pequeño break para explicar un poco de “La escalera de la vida”.

En la escalera de la vida uno no puede mas que ascender, no se permiten descensos a no ser que acaben en la muerte. El ultimo peldaño de la escalera de la vida es el de “mejor amigo” el penúltimo peldaño es por tanto “novio”. Si por casualidades de la entropía te encuentras en el último peldaño no podrás descender. (Se han dado raros casos de descensos a aquello héroes que superan 12 pruebas alrededor del mundo y regresan al monte Olimpo sanos y salvos). Por tanto si eres el mejor amigo de un sujeto nunca podrás aspirar a ser su pareja. Podrás rozar tu aparato genital entre sus muslos que el sujeto no sentirá nada, solo un profundo cariño amistoso o asco en otros casos.

Volvamos a nuestro caso, una vez ha declarado, el sujeto 2 le comenta al sujeto 1 que ella esta muy agradecida, que en la vida se hubiera pensado que tenias un Querimiento hacia ella (totalmente falso) y se acabará la historia para siempre.

El sujeto 1 se quedará con nauseas, bolsas escrotales hinchadas y corazón resudando amor. Sentirá una patada en las costillas y dentro de unos segundos o millones de años en otros casos, lo superará.

Y así trascurre día a día una historia universalmente conocida y por todos asumida que se puede resumir en una sola frase:

Hombre Ama a Mujer que Congenia Amigablemente.

La moraleja de todo esto es una y bien fácil, cuando este supuesto ocurra, trata de ser el sujeto numero 2 y trata de destruir la capa de ozono.

Muchas gracias a todos.

Advertencia: cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia, lo cierto es que esto solo ocurre en mi imaginación y en los libros de tierras lejanas. La vida real es totalmente dispar.

4-12-2009

Ser friki ¿envida o ignorancia?

Bueno, aquí tenéis una entrada sobre la palabra friki tan común en la sociedad. Yo hablo de lo que sé, y cuando digo sociedad me refiero a la provincia de Cádiz, ya que aún no tengo el don de la omnipresencia, pero estoy trabajando en ello. Ese comentario que acabo de hacer se tacharía de friki. Una vez más pido mil disculpas por los acentos pero escribo muy pocos de ellos.
Empecemos, vayamos por partes o como diría el señor lobo en Pulp Fiction “no empecemos a chuparnos las pollas todavía” (comentario friki para la sociedad actual).

La palabra friki viene del inglés freak, nombre con el cual se designaba a las personas con alguna malformación, posteriormente se designaba a las personas extravagantes y hoy en día se designa a todo aquel que le guste lo que a ti no te gusta y que tenga pasión por algo.

Ser friki de las maquetas, ser friki de jugar a las cartas, ser friki de ver películas…

¿Qué es ser friki? Pues bueno, me gustaría empezar por decir qué no es ser friki, así que ahí va.

  • No ser friki es llevar nike muelles en vez de zapatos para salir.
  • No ser friki es mostrar los amplios conocimientos de fútbol y no los de ajedrez.
  • No ser friki es peinarse con el pelo de punta y el flequillo pegado a la frente y ladeado.
  • No ser friki es tener 0 conocimiento sobre la historia antigua y de culturas tales como la griega o la romana.
  • No ser friki es tener pasión por el breakbeat y la gran música pachanguera y no por grupos tales como Queen, Bob Dylan, Rolling Stones, Eagles o la música clásica entre otros. ¡Por favor, pudiendo escuchar “Papi chulo” para qué voy a molestarme en oír “Satisfaction”!
  • No ser friki es follar muchas veces con muchas personas distintas y alardear de ello.
  • No ser friki es echarse unas risas con los amigos mientras se meten con los demás.

No obstante, por otro lado, por contraposición, tenemos el ser friki:

  • Ser friki es saber que son unos zapatos flouchos, unos armani, picolinos y manolos blahnik, aunque podría resumirlo en saber que existen más calzado aparte del nike, que todos sabemos que nike hay mucho: muelles, cámara, titanium… pero el mundo no acaba ahí.
  • Ser friki es saber jugar al fútbol, ajedrez, a las cartas y a todo lo que se te encarte. Tener ganas de aprender y hacerlo. No encasillarse y buscar más modos de divertirse en el mundo lúdico.
  • Ser friki significa no ser clon de tu amigo, no llevar todos los mimos pelos y las mismas pintas, significa tener personalidad porque cada persona es única y sólo nos estamos echando tierra encima al dejarnos llevar.
  • Ser friki es tener conocimientos sobre las culturas aparte de la española, conocer cómo vivieron los antepasados, conocer la cultura asiática, la australiana, la americana, sus costumbres y formas de vida.
  • Ser friki significa escuchar toda clase de música, hasta la buena música.
  • Ser friki es follar, pues claro, pero no dejar de ser caballero por eso y guardar tus intimidades para ti.
  • Ser friki es reírse de uno mismo, de las tonterías que hacemos y de nuestra forma de hacer las cosas.
  • Y LO MÁS IMPORTANTE DE TODO, SER FRIKI ES NO METERSE CON EL RESTO POR SER COMO SON.

Y yo me pregunto, visto lo visto, por qué utilizan esto con ánimo de tachar a las personas, con ánimo de insulto. ¿Es malo tener pasión por algo, es malo ser feliz sin tener una mala conducta, es malo vivir la vida de manera distinta a los grupos predominantes en la sociedad?

Visto lo visto y a los hechos me remito, con la palabra friki solo se insultan a ellos mismos. Porque yo prefiero ser mil veces friki a no serlo, prefiero vivir la vida con personalidad con mucha personalidad, algo a lo que esta sociedad echa en falta.

Amigos frikis, esto es una guerra ganada, ellos creen que llevan el mando y nosotros se lo dejamos ver pero en el futuro todos sabemos que seremos los líderes. Empezando desde hoy, un presidente negro en EEUU ¿qué friki no?

Por tanto, por qué lo hacen ¿por envidia?, ¿envidia de nuestra forma de vida y de nuestros conocimientos?, ¿por ignorancia?, ¿deberían leer más libros y beber menos alcohol?

Lo dejo en vuestras manos, yo lo digo, prefiero morir siendo friki que vivir sin haber conocido este modo de vida.

A los Guays

Bueno, supongo que por vivir en una ciudad donde andes por donde andes ves a gente Cani me ha inspirado para esto. Mi generación puede que sea la primera que comenzó con el movimiento cani.  Las anteriores eran hippies, pijos, etc., pero la nuestra, la generación de los 80, posiblemente sea la impulsora de estas personas peculiares. Y bueno, para todos los que los hemos odiado alguna vez o nos han hecho la vida imposible creo que os gustará este pequeño poema.

Guays del mundo, va por ustedes (K)(K)

A los Guays

A vosotros grandísimos hijos de puta,
Protestantes sin fronteras,
Becerros sin praderas,
Viandantes de Laputa.

Vuestros sentimientos escaparon al nacer,
Vuestros corazones fueron vedados y encarcelados,
Bajo el yugo de vuestros órganos genitados,
Con los que pensáis al crecer.

Nunca crecerá vuestra madurez,
Hasta una escala normal del ser,
Ya que vuestra cortesía,
Muestra signos de embriagadez,
Mezclado con hipocresía,
Y esa suprema desfachatez.

Os pensáis graciosos,
Los reyes de la arenga,
Los hombres más jocosos,
Los líderes de la afrenta.

Pero nunca alcanzaréis,
El estado que deseáis,
Pues vuestra risas suceden,
A causa de los que desprestigiáis,
Con vuestra ladina boca,
Con aliento de marsopa.

Vivís a costa de otros,
Ganáis prestigio,
Desprestigiando,
A los que con prestigio nacieron.

Las batallas ganáis con el mal ajeno,
Las victorias contáis siendo bufoneros,
Que se ríen del que no quiso ser bufón,
Que se ríen del que imploró vuestro perdón.

Uno a uno sois mierda de vaca,
Penosa, pesada y susceptible del aire y opaca,
Pero os basta con otro igual en vuestras horas lectivas,
Para transformaros en personalidad colectiva,
Que solo piensa en ganar, en meterse con lo ajeno,
En joder al pobre y débil buhonero.

Guays del mundo,
Que tanto incordiasteis.

Guays del mundo,
Que poca educación  tuvisteis de vuestros padres,
Que más que padres son putas y sus chochos los disfrutan,
Pues la familia e institución,
Son pilar de la educación.

Guays del mundo,
Que hasta los huevos me tenéis,
De vuestra risas y os merecéis,
Tragárosla toda en un segundo.

Guays del mundo,
Que a tantos niños hicisteis sufrir,
No lo vayáis a fingir,
Pues merecéis más pena,
Que morir sin vivir.

A vosotros guays del mundo,
Mano de obra del futuro,
Os deseo despróspero año,
Y que os den por el culo.

6-9-2009    Daniel R.