Una falsa entre truhanes

Ella no cree en el amor,
cree en lo que cree que es querer
mientras se quita el top
con su perfume de burdel.

Detrás un séquito de gansos amilanados
que se la tiran a la bartola
devorándola sin probar bocado.

En el bar la puedes encontrar
con su sonrisa predilecta
versado en lo grotesco
de su tez imperfecta.

Las curvas de la línea de su cuerpo
asimetría imperfecta rematada
por dos terrones de azúcar sonrosada.

En historias de alcoba,
como el pan de cada noche,
se doctoró a solas
con usureros, lapidarios y coaches.

Fruta del fruto de la riqueza
si no es dentista, será que roza la pobreza.

¿Para qué vivir del amor
si se vive con dinero?
Es mejor aparentar
que estar con un fontanero.

Ya tendrá amantes
ligues de una noche y operetas.
Lo suyo son los tunantes,
el dinero y que le miren las tetas.

En el arte de comer
se deja la oreja saborear.
¿Amigas? No monsieur,
a los machos me pueden quitar.

Buscando que te la ligues
para no decirte que sí
y así sentirse la diosa
que te niega su carmín.

Cuando llueva búscala,
sola entre chavales
siendo una estrella fugaz,

una falsa entre truhanes
de nariz descomunal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s