Llegará ese día

Negras sobras me inundan. Mi alma se encuentra atrapada en un ciclón de sentimientos oscuros.

La muerte atraviesa mi mente, como si se tratara del viento entre los árboles. Se posa sobre sus ramas y anida en la profundidad de mis pensamientos. Debo acabar con todo. Hoy será el último día, es el fin. Nada mas hay para mí, ni para el mundo. Negros cuervos vendrán desde el horizonte y taparán la luz del sol. Las carnes desgarrarán y los ojos quedarán desorbitados. Sentado en mi trono, desde los más alto contemplaré la destrucción del infinito. El universo en mis manos. El mundo a mis pies. Los cuerpos gritarán, los espíritus se retorcerán. Serán cadenas de ira y odio. Yo me alimentaré de ese odio y crearé más caos, el caos más absoluto. De luto vestirán las rosas y en los campos dejará de soplar la suave brisa, para ser sustituida por un fuerte vendaval. Los 7 mares se verán azotados por las furias, una estrepitosa tormenta caerá sobre ellos. Entonces, levantaré mi cabeza, contemplaré mi obra y me odiaré por ella. Una nueva oscuridad me atrapará y, de ostentar al infinito, seré tragado por la nada. Quedaré vacío pues ahora sí que no hay nada para mí. Una vez terminado todo, todo acabado, y sin nada, sólo tendré la contemplación de mi propia destrucción. Caeré en un vórtice de pesadillas y tinieblas, del que jamás podré salir. Pero debo seguir, pues este es el designio de Dios, un Dios que pronto será sustituido por aquel a quien ahora ordena semejante disturbio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s