Besar

El mundo me aterra. Me decepciona y alegra a partes cuasisimilares. La culpa es mía, tal vez toda ella. No voy con los tiempos, no voy al ritmo al que avanza la ciencia que, según la verbena de la paloma, es una barbaridad.

Siendo culpable, que lo soy, intento asimilar la cruda y fría condena que es la realidad. Esa que a veces da bofetadas sin manos, pidiendo cuentas por injurias que ni tu mismo recordabas. Por arengas de lustre tintado que nunca quisiste tildar de afrentas pero que una vez más se tornaron infamia al salir de tu boca. Lo que fue piropo o consejo solo sirvió para exacerbar las brasas y avivar el fuego que provocó, una vez más, el incendio de ese banco de sentimientos que es el corazón. Escapando solo así, odio, melancolía, tristeza e ira.

Si metes todas las situaciones que ocurren día a día en este mundo moderno en una coctelera capaz de poder batir el mayor número de variables posibles y lo dejas reposar para que precipiten, salen a caldo varias sensaciones. Entre ellas los besos. Evidentemente no todo el mundo comparte esta perspectiva de la vida, no conozco a muchos y los que la compartimos, estamos equivocados. No pretendo poner en tela de juicio ninguna forma de vida, moral y ética solo expresar una vez más lo que yo percibo de este manto ambiguo de tul que es la realidad.

Hay tantas percepciones, tantos matices y tantas esferas de pensamiento sobre ese pequeño gran acto que es besar que sería imposible trazarlos todos sobre este virtual papel. Quedémonos pues con poco. El beso ha evolucionado a lo largo de los años, pasó de ser algo difícil de alcanzar, que había que mandar a pedir y no te aseguraban que llegara a tiempo, a una acción que los más virtuosos querían robar de las bocas virginales. Ahora se han extendido por todo el mundo, están a la vuelta de la esquina y es posiblemente de las acciones más consumidas, reconfortantes y sabrosas que se pueden disfrutar hoy en día.

Jugar a besar, disfrutar con una persona con la que la confianza, o simplemente la complicidad de ese momento a solas insuflan ganas de vivir.

Bien sea tu amante, tu amigo, tu familiar, tu pareja…besar y ser besado estimula el ritmo vital para acompasarlo con las sensaciones. Con esa sensación colectiva que nos baña a todo pero que pocas veces alcanzamos en esta vida, y lo poco que nos mantenemos en ella, esos segundos, son el cielo.

El problema de los besos es cuando terminan o nunca llegan, pero deberemos lidiar con esto muchas veces y saber así que no solo se besa con los labios. Hay muchas maneras de besar, desde la mirada, los leves roces por un cuerpo con la carne de gallina, las manos y las sonrisas. Quizás llegar a dominarlos y tal vez alcanzar la misma sensación que con los labios es muchísimo más difícil pero no esta exenta de gratificación una vez la consigues.

Estas partituras provocan un millar de sensaciones. Cada persona es un mundo, y a cada uno, aparte de lo habitual, le queda impregnada la mancha de algo particular en esos besos. Una sensación que sabe distinta a cada paladar y en cada situación. Hay besos mejores que el sexo, los hay también traicioneros, besos tiernos y cariñosos, besos con pasión y ganas, besos que muerden y besos que matan. Besos risueños, besos con sueño, besos de amor, besos de lujuria, besos con ira, besos de orgasmo, besos al fin y al cabo.

Pensad la de besos que negamos al día y la de besos que regalamos. Nuestra vida la conforman acciones que causan sensaciones. ¿Vais a negaros a vivir y a regalar estados de ánimo, felicidad y cosquilleos?

Con un beso comenzamos y en ellos moriremos, tranquilos, yaciendo sobre un lecho de labios, tactos, pieles, cabellos y emociones. Con un beso por bandera viviremos en la patria de las sinalefas de sentimientos, acotando la ternura con corchetes mientras abrimos y cerramos los paréntesis dejando así, nuestra vida pasar a través de las emociones.

Besad, besad insensatos. Besad, besadme insensatas.

Anuncios

2 pensamientos en “Besar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s