Difícil de comprender

Es difícil sostener teorías congruentes sobre algo tan caótico como la teoría de cuerdas de universos paralelos en sistemas de geometrías no euclidianas, pero aun así, sería fácil desvelar los misterios de esos campos oscuros del universo si tuviéramos las herramientas y la capacidad suficiente para poder hacerlo. Existen pues muchas cosas de las que aun no sabemos nada como por ejemplo por qué no empeñamos en el espacio teniendo un mundo submarino casi inexplorado a la orilla de nuestros pies. Tal vez, quizás, por qué los patos no hacen eco. ¿Y el amor? No hay empresa más grande que intentar describir algo sobre las reacciones corporales y cerebrales a las que llamamos amor. Muchos no se atrevieron y gracias a ellos conseguimos coronar el Everest, llegar al espacio, incluso construir los primeros submarinos. Tareas mucho más fáciles a los ojos de la humanidad.

Para un gran ensayo sobre el amor habría que puntualizar que esa palabra nace de un sentimiento de una persona hacia otra de manera altruista. Dicho esto hay muchas formas de amar. Puedes amar la sonrisa de una persona con la que te sientes bien, amar a tus padres, a tus amigos y a ciertos animales de compañía, pero vamos a centrarnos en este breve texto en el amor que sientes cuando salta la chispa que enciende las mariposas de fuego para que revoloteen por tus entrañas.

Dicho esto creo que el amor no consiste en querer ver a la persona como a ti te gustaría e intentar poco a poco llevarla a tu terreno sino en dejarla volar junto a ti y caminar por un sendero donde unas veces tirareis más hacia su postura y otras veces a la vuestra. El amor es estar con una persona en silencio y saber que no hace falta hablar simplemente tenerla cerca para ser feliz cada uno a su cosa. El amor es llevarte horas hablando de banalidades y creer que te lo has pasado genial. El amor es una bella mentira que dos personas comparten durante años hasta hacer de ella una realidad. Podría decirse incluso que el amor es dormir con alguien y solo pensar en besarlo sin necesidad de sexo, aunque eso vendrá muy unido a la pareja y ayudará a avivar esas mariposas candentes que revolotean por ahí.

Dejando un instante de lado la pasión, el amor es amistad, y la amistad es amor. Una persona que vela por ti, que se preocupa, que siempre trata de ayudarte y con la que te sientes bien en cualquier situación, una persona con la que no hay mentiras, eso es la amistad y a la vez es uno de los amores más difíciles de encontrar. Pero una vez lo tienes puedes aferrarte a él porque el alma de cada persona, si es verdadero, tratará por todos los medios de que perdure por los siglos de los siglos. Se dan casos de amistades que llegan a ser pareja y de parejas que llegan a ser amistades porque el amor todo lo puede, tanto es así que se puede desatar las más crueles guerras.  No solo trae alegría pues la desgracia debe existir para valorar todos los momentos y es necesario compartir nuestras penas con la gente a las que más queremos, ya que una pena entre tres ayuda a repartir la carga que solo llevaría uno.

Acabando pues termino con la pequeña reflexión de que el amor esta en todas partes y el verdadero es aquel en el que somos capaces de ver y comprender los defectos de la otra persona, convivir con ellos y amarlo dentro de la perfección de nuestro corazón imperfecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s