He sido abducido XIII

Otra parte más de las aventuras de este aventurero aventurado. Que lo disfruten.

He sido abducido XIII

4.00 Se encienden las luces del supermercado. Llevo toda la noche pensando los pasos siguientes, por fin vamos a conseguir ser héroes, bueno, yo héroe y ella heroína, pero no la cosa mala que daña el cuerpo; me refiero a la tía buena que está con el héroe, pero además lista.

4.05 Debo equiparme, y Marty también. Comenzamos a ir por los pasillos con naturalidad.

4.07 Corremos por los pasillos leyendo los típicos carteles de “a 500 metros sección de lavandería”, seguimos hacia delante, a veces fingimos ser pareja y nos peleamos por el suavizante de los estantes. Yo le reprocho que para la ropa blanca lo mejor es el Perlán, pero ella dice que no firmemente, que le doy muy mala vida siempre lavando y limpiando. Yo exclamo que voy al bar con los amigos porque me gusta el fútbol y ella que la abandono con nuestro dos hijos. Total, que de tanto fingir acabamos peleados.

4.08 Me marcho furioso y ella se va por otro camino.

4.09 Será mala persona, ni que le diera tan mala vida, seguro que nuestros hijos Julio y Verne no dicen lo mismo. Ahora, eso sí, la custodia la pido para mí enterita.

4.40 Tras un largo rato de andar enfurruñado me doy cuenta que era todo teatro, que ni tengo familia con ella ni nada, y lo peor de todo, aún no ha abierto el supermercado, hemos estado fingiendo para nada.

4.41 Luego la buscaré, estoy bastante cerca de la sección de los trajes, así reza en el cartel. “Trajes de Armanio Tucci”, esa es la marca buena.

4.42 ¿Cuál me pongo? Vale, necesito uno fuerte, ¿habrá tela espacial de kevlar?

4.43 Me pongo a buscarla como loco.

4.51 No, hay tela de todos los tipos, tela de crocosario, de león-oso-panda lunar, de zombi nazi, hasta tela de tela.

4.53 Tras resoplar varias veces elijo un traje chaqueta de un polímero que se me adapta al cuerpo como un guante, quizás me marca un poco de paquete, pero eso no es por culpa del polímero de nunca. Es por mi constitución, por algo me llamaban el rompebragas en el instituto.

4.55 Escucho unos pasos mientras estoy en calzoncillos probándomelo, apunto con el dedo como si fuera una pistola imaginaria, hay una vez en la vida que eso funciona.

4.56 Cobi sale de entre los estantes. “Qué lista es mi niña”, pero vamos, cuando quiere, porque para otras cosas me lleva por el camino de la amargura. Si es que yo sabía que la debería de haber llevado a un colegio de pago.

4.58 Ya vestido le pregunto a Cobi si le gusta. Ella se mea en señal de aprobación.

4.59 Ahora en busca de los zapatos.

5.01 Vaya, vaya, una galería de planchas de metal, una vez vi una peli de Clint Eastwood. Me llevaré unas cuantas. Pillo el carro normal, no el volante, porque no hay ninguno por aquí.

5.02 Empiezo a cargar planchas extrafinas para llevármelas al mirador. Ahora solo me queda el calzado.

5.30 Por fin lo encuentro, esto ha sido bastante más fácil, pillo unos zapatos revestidos de hierro por dentro, como los de los trabajos que operan con maquinaria pesada, y me voy de nuevo al mirador.

6.00 Llevo media hora buscando el camino de vuelta para variar, pero no fue por culpa de los pokemons ni de la parte de lencería fina de “Victoria tiene un Secret y no te va a gustar”.

6.01 Juego con Cobi a hacer como que le lanzo algo y la pequeña corre y lo busca.

6.03 Cobi ha ido y no vuelve.

6.05 Ya volverá.

6.14 Llego por fin al mirador, subo las escaleras con todos mis bártulos.

6.15 Marty no ha llegado aún. Espero que se haya dado cuenta de que todo era mentira y no esté intentando contactar con sus hijos imaginarios.

6.20 Me pongo las gafas de vieja que siempre llevo conmigo para estas ocasiones, cojo mi traje de chaqueta y las planchas de metal extrafino y cual abuela de Macgyver me pongo a hacer patrones, calceta y a coser.

7.00 Anuncian que el supermercado abre, yo sigo a lo mío.

7.02 Llega Cobi con aire risueño, yo lo miro, le doy dinero diciéndole “que no se entere tu madre de que te he dao esto, guárdatelo”, y sigo con mis labores de señora mayor.

7.20 Resoplo un poco por no tener a María Teresa Campos.

8.00 Listo, ya tengo mi nuevo traje. El último traje que estrenaré, el traje perfecto para salir de aquí.

8.01 Yuju, estoy soñando, lo sé porque esas dos mujeres semidesnudas no están en la realidad. Bueno, vale, y tampoco tengo un miembro tan viril.

8.04 Antes de alcanzarlas doy un salto en el espacio y aparezco otra vez en aquel sitio, la torre, el camino de baldosas, la caja.

8.05 Algo es distinto aquí. Parece que en la torre vive alguien o algo. Siento que quiere que lo saquemos de allí. Siento que…

8.07 Me despierta el sonido de la puerta. Acaba de entrar Marty.

8.15 Me pega cuatro guantazos para que la mire a la cara. Ha encontrado su traje, polímero negro, ajustado, cremallera delantera de la marca “busco a Jacqs”.

8.20 Sale del baño diciendo que aún le falta un complemento, tacones rojos. Un tacón para dominarlos a todos. Un tacón para encontrarlos…

8.21 Le doy varias planchas de hierro de las que han sobrado y le aconsejo algunos arreglos para su nuevo traje de combate.

8.22 Esta noche estaremos preparados. Primera fase del plan, a por el guardián.

8.23 Mientras tanto me pongo a entrenar mis dotes de kung fu con la máquina y a aprender un poco de batuka, nunca se sabe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s