La correa del pantalón

La correa del pantalón.

Dicen que cuando sientes algo por alguien esa persona se lleva parte de ti consigo. Esa es la forma en la que los humanos regalamos un trocito de nuestras entrañas, un poco de corazón. Lo cierto es que es totalmente cierto, cuando llegué a mi casa después de una noche con ella y comencé a desnudarme en la fría cocina pude ver como había tenido que aumentar la correa en un agujero para ponerme el pantalón.

Un gesto tan simple como quitarme la correa, algo que siempre ha sido automático, no paso desapercibido a tantos años de experiencia.

Sí, sentir algo por alguien hace que haya personas que adelgacen como yo. Supongo que palpitar por dos corazones tiene sus inconvenientes. Quemar y quemar energía, sin tesón.

Cuando afirman que estoy muy delgado, algo que es totalmente cierto, no se paran a pensar por qué será. Lo cierto es que si cada vez que me gusta alguien adelgazo, ese podría ser el motivo principal y a la vez la raíz del problema. Pero como le explicas a tu corazón que esto no puede seguir así. Que aquel sitio es demasiado pequeño para dos personas. Esas ocupas que me embelesan hacen oídos sordos a  la multitud de señales que indican que ese corazón, mi corazón, esta de obras. Que en cualquier momento puede caerse un ventrículo o quizás el muro de carga. Que es un viejo órgano en ruinas que se intenta curar pero no puede.

Claro tú intentas llamar a la policía y se lo explicas. “Mire señor agente, tengo viviendo a una muchacha que además de estar allí de lujo, porque otra cosa no pero tratarla el corazón la trata como una reina, además, se esta comiendo mi vida”. Sí, te miran una vez y luego otra, te dan dos formularios inútiles y te obligan a firmar dos declaraciones juradas en la que te prohíben escribir poesías, tratarlas con las mejores galas imposicionalmente y escucharle todos sus problemas como su fueras su mejor paño de lagrimas.

¡Como si eso fuera fácil!

La primera vez lo intentas e infringes el contrato, entonces, vas derechito a la cárcel. No, no es una celda con barrotes es simplemente un solitario cuarto que te espera todas las noches con esa camita individual tan coqueta que siempre tuviste, pero que solo en estas ocasiones la notas especialmente fría. Pasan varias semanas y comienzas a tener sudores, insomnio y ganas de escribir aunque sea una mísera poesía en un papel de estraza para decirle al mundo que la quieres. De ahí a no comer nada, sí, la pequeña ocupa engulle todo. ¡Que mujer más desconsiderada! Desde luego la confianza da asco y encima no quiere irse. Se lo pides amablemente pero no. Luego poco a poco pasas de acudir, total si no se va a ir y ni siquiera va a pagar la renta de cariño que amablemente le pides. Entonces día tras día van pasando las largas noches y ella intenta llamar tu atención de todas las maneras posibles.

Suceden entonces dos opciones, te acuerdas que tienes corazón y llegas allí y está completamente abandonado. Los ventrículos abiertos, las aurículas soltadas de sus goznes y esos músculos papilares por donde entraba antaño el sol yacen aguantados con un mísero clavo. Pero eso no es lo peor. Lo peor es que aun queda su olor, ya que muchas noches cuando te paseas, llegas a olerla sin estar presente. Sí, todos sabemos que se dejan siempre su perfume olvidado en las fosas nasales para que las recuerdes.

Sin embargo puedes llegar y encontrar que le esta cediendo las llaves a otra persona entonces tu corres rápidamente y lo intentas impedir.¡No lo hagas! Le gritas una y otra vez pero cuando estás cerca de la entrada, te cierran el portón en las narices y te ves subiendo a tu casa otra noche más y notando que has aumentado en uno los agujeros de la correa de tu pantalón.

Anuncios

4 pensamientos en “La correa del pantalón

  1. Deh

    Increíble, Dani, de lo mejorcito que te he leído nunca. Me siento totalmente identificado, y me temo que no seré el único. Es tan real…

    Responder
  2. Señor Goodkat Autor de la entrada

    Esto es lo que pasa por recogernos temprano, no lo cogais como costumbre. Nah lo que más me gusta es el hecho en si de como esta escrito y como empieza y acaba mirandose el pantalón. El resto supongo que dice lo mismo que decimos todos alguna vez en la vida. Y tiene una cosa muy importante estaba escrito con todas las letras en su sitio :P

    Responder
  3. Señor Goodkat Autor de la entrada

    No a ver es algo con lo que convivimos habitualmente, no es un sentimiento aislado. No es pena es la vida ^^ Muacks (K)

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s