Nervios

Bueno, esto lo he escrito nada más sentarme en el tren de vuelta a madrid. Es bidireccional, ya que el sentimiento es el mismo tanto a la ida como a la vuelta.

Nervios. Un bicho en mi estómago que se remueve y araña mis tripas. Una dulce voz, un ángel del destierro, comunica la entrada de quien me aleja de mis seres queridos. Me dirijo a los tornos y vislumbro el invisible portal que crea el más extraño de los efectos conocido. Cruzo. Puedo ver a quienes están en el otro lado y sin embargo los noto tan lejos…

Con un nudo en la garganta atravieso la puerta del tren y entro en el descansillo que se me antoja como la sala de esperas del dentista. Fría, vacía, impersonal, triste… Cruzo con todos mis parapetos el estrecho y cada vez más agobiante pasillo repleto de caras extrañas por ambos lados. Cuánto daría por ver una cara conocida.

Reviso mi billete, me paro frente a mi asiento. Subo mis cosas al compartimento destinado a este fin. Triste y algo decaído me siento en i butaca mientras me espía de reojos la anciana que tengo en frente.

No puedo parar de pensar que esto es un fin. Sé que es sólo un hasta pronto, pero un pronto demasiado tarde. Sé que al llegar me esperan más seres queridos… pero da igual. Es la despedida lo que me hace albergar el negativo sentimiento que me envuelve.

Que solo me siento…

Escribir estas palabras me hace sentir alivio. Parece que las estuviera compartiendo ya con mis amigos, a los que envidio, admiro y quiero.

El nudo no cesa de apretar mi garganta. Pareciera que intenta acabar con mi dolor, pero no del modo en que a mi me gustaría.

Que sencillo sería que no tuviera que moverme nunca, que las dos ciudades estuviesen a un paso, que de verdad existiese el invisible portal que me transporta de una ciudad a otra. No más caras tristes, no mas pañuelos en mi garganta, no mas dolor… Ni nervios.

Espero que os haya gustado. Un beso a todos aquellos a quienes va dirigido.

Anuncios

6 pensamientos en “Nervios

  1. Señor Goodkat

    Jesús, hermano sabes que te queremos aquí como a nadie, y sí, ya estamos acostumbrados a que en un momento partas con rumbo a esa lejana ciudad donde resides los fríos meses de invierno. Aún así nuestro corazón desacompasa su ritmo el momento de la despedida, siempre por la noche, siempre antes de dormir. Espero que vuelvas pronto y que lo pases lo mejor posible. Te quiero hermano.

    Responder
  2. El Enano

    Me has dejado sin palabras, en serio, lo leí esta mañana y aún ahora no sé muy bien qué decir.

    Nos has dejado a todos en estado de shock (unos sin saber que decir, otras esperando que también te refieras a ellas,…) pero, al fin y al cabo, correspondiéndote de alguna manera.

    Sabes que si pudiéramos nos montaríamos en el tren contigo y si no empujaremos las calles hasta que se juntes todas las ciudades que hagan falta.

    Responder
  3. Jesús Autor de la entrada

    Jo chicos, muchas gracias por vuestros comentarios. Me han gustado mucho… La verdad es que fue tal y como lo cuento. Me senté, se me hizo un nudo en la garganta y decidí que esta sería la mejor manera de areglarlo.
    Yegará el día en los intervalos sean más cortos, o al menos eso espero, jeje.
    Muchas gracias de verdad.
    Un abrazo enorme para todos. Sois geniales.

    Responder
  4. Mar!na

    Hola Jesús! y al resto de amigos de Jesús, que aunque no os conozco personalmente, de tanto leeros y escuchar historias vuestras parece como si ya os conociera un poquillo.
    Escribo en esta entrada precisamente porque me he sentido totalmente identificada con tu escrito. Cuantas veces habré tenido ese sentimiento, esa sensación de tener dos hogares y no pertencer en realidad a ninguno, de ansiar lo que no tengo y añorar al instante lo que dejo atrás. Dos ciudades, dos mundos, incluso dos continentes (en mi caso), dos corazones…
    Piensa que aunque sea duro, tu tienes esos dos mundos muy cerquita, puedes ir de uno a otro con bastante frecuencia y sabes que en ninguno de los dos lados te va a faltar gente que te quiera.
    Ahora que estás en tu etapa Madrileña, espero que los de aquí te hagamos sentir igual de querido que los gaditanos :)
    Un besazo y enhorabuena por el blog. Aunque no suelo leer las entradas largas (disculpad mi pereza) me divierto mucho con los poemas, los dibujos y últimamente los detalles de ese rodaje misterioso que no sé en qué acabará.
    Muak! =)

    Responder
  5. Señor Goodkat

    Saludos chica misteriosa, nosotros nos alegramos que nos leas, aunque sean las entradas cortas y los poemas. Siempre es bueno que le gustemos a alguien que no seamos nosotros mismos con nuestra vanidad, y por supuesot que aqui recibiremos a Jesús con los brazos abiertos auqnue sea solo por su dinero.

    Responder
  6. Jesús Autor de la entrada

    Jo… muchas gracias Marinica. Me alegro de que te haya gustado. La verdad es que por otra parte sé que tengo suerte porque en ambas ciudades tengo mucha gente que me quiere casi tanto como yo a ellos (o vosotros. Te incluyo), pero ya sabes, el momento de partir es duro. jeje.

    Así que sólo me queréis por mi dinero, ¿eh, Dani? Si ya me lo olía yo XD

    Un abrazo, muchachos!!
    Un beso, Marina.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s