Religio Amoris

Bueno, esta fue la poesía que presenté al concurso de Fernando Quiñones junto con otra que más tarde subiré. Trata sobre la historia entera y la evolución de la lírica. Es más bien como un resumen de lo que estudiamos en el colegio. Abajo viene explicada.

Religio amoris

I
Cantabas voz en jarcha,
Los lamentos del corazón,
Por un amor no correspondido,
En la urbana desazón,
De castillos y reyes movidos,
Por la edad media, el vino y el porrón.

II
Cantigas del amigo,
A tu madre relatabas,
Divina mujer del campo,
Blanca pastorcilla inmaculada,
Pues no te quería ni el zambo,
Y los hombres ni siquiera te miraban.

III
Libros de buenos amores
Escribió Juan Ruiz, condecorado arcipreste,
Del amor cortés, de dormir con un conejo valiente.

IV
Yantar bueno y caliente y facer con fembra placentera,
El arcipreste desmarcó a la mujer llorona,
Y el hombre entró en escena.
Se acabaron las mujeres de ciudad con lamentos constantes,
Se acabaron las pastoras  que esperaba con gracia al amante.

V
Se transformaron pues así en mujeres de puentes,
Serranas brutales,
Violadoras del verso, del zurrón, del vidente,
Grandes maromas con apetitos sexuales,
O les pagas con dinero para seguir tu camino,
O les das en el trasero, mientras te gimen con su aliento de ricino.

VI
Mientras tal arcipreste busca mujeres putas en la cama y señoritas en la casa,
La lírica tradicional, evoluciona, surge, cambia y avanza.

VII
Tradicional lírica te relato,
En el que las mujeres se vuelven a lamentar,
Y el alba, la espera, el rato,
Símbolos de amor empiezan a fraguar.

VIII
Los afluentes dejan de ser ríos,
Los amaneceres dejan de ser el anaranjado sol,
El sentimiento acude a la espera del desvarío,
Pues la naturaleza se convierte en amor.

IX
Más tarde arranca el romancero,
Con su airado rocín plañidero,
Con su cota de mallas de plástico,
Con su espada de viento y dinero,
La mujer de nuevo se enamora,
El romancero a veces la adora,
A veces la usa como si fuera escoba,
Y a veces los dos mueren juntos en la misma alcoba.

X
Nace así el amor cortés,
El más cortés de los amores,
Mujeres casadas a su vez,
Caballeros tontos, soñadores.

XI
Amar se convierte en religión,
La amada se convierte en Dios,
La aristocracia se enamora así,
Ejerciendo de esclavos antes la mujer carmesí.

XII
Otra vez los hombres, tantos y tontos,
Otra vez los hombres dispuestos a servir,
A servir a su amada, la cual está casada,
A servir al amor, a servir por servir.

XIII
Escribir versos poesías y canciones a su amada,
Soñar despiertos, de noche, de día una mamada
Mas cuando el velo de sus ojos cae lentamente,
La muerte desean dolorosa y asquerosamente.

XIV
Renacemos una vez más,
En el renacimiento de la historia,
Donde los héroes pasados,
En las mujeres inspiran glorias.

XV
Así no son viles humanas exuberantes,
Son hadas y hechiceras y ninfas danzantes,
Son ellas, mujeres en sí mismas,
Son constelaciones, diosas e intimistas,
Mientras nosotros de afán neoplatonista.

XVI
La sensualidad y el desnudo de una buena moza predominan,
Las curvas rectilíneas, las sinuosidades a oscuras, danzarinas,
La dulzura con olor a nectarina.

XVII
Petrarquismo gritaron todos,
Y a llorar por amores pasados nos pusimos,
De églogas a madrigales escribimos,
Ambientes bucólicos a puros sentimientos reducidos.

XVIII
Carpe Diem, ¡oh capitán, mi capitán!
Gritaron los poetas en sus aulas
Gritaron los poetas vivos al cantar.

XIX
Vivimos épocas de cristianos neoplatónicos,
Donde la mujer no era sensual sino espiritual,
Nos tocamos nuestra piel como decimonónicos,
Rezando a una mujer espectral y para nada sensual.

XX
Vivimos una alegoría placentera,
Escribiendo en carreras,
Para poder encontrar,
El amor que no teníamos,
O del renacimiento más vale pasar.

XXI
Nos chocamos en barroco,
Siglo de barrocas barracas,
Embarrancadas en barraquistas iglesias,
Brocadas con barrocas tendencias.

XXII
Qué siglo más recargado,
Qué siglo más poéticamente barroco,
Qué siglo más pesado,
Qué siglo tan lleno de mocos.

XXIII
Siempre llorando por las esquinas,
Siendo presas del amor,
Siempre deseando conocer a ese cupido,
Para matarlo al muy cabrón.

XXIV
Pesimistas ilusionados y productivos,
Fueron los poetas del barroco,
Eslabón cultural desperdido.

XXV
Pasamos así a los rezagados,
A los románticos,
Al siglo de la razón,
Al siglo iluminado.

XXVI
Amamos en cementerios,
En playas oscuras esperando al alba,
Amamos en los bosques,
En las ruinas de una casa macabra.

XXVII
Nos quisimos pegar un tiro,
Jugando a la ruleta rusa con cupido,
Éramos los románticos ecologistas,
Del siglos de las luces, los pesimistas.

XXVIII
¿Qué es poesía? Y pupilas azules,
Pasaron navegando sobre pétalos de hule.

XXIX
La voz de las mujeres tanto monjas como claveles,
Se alzó a la voz del populacho,
La voz de los hombres de los Bécqueres sin papeles,
Fueron pasando de año en año,
Y así llegamos a hoy,
Cuna de la libertad,
Escribir es un placer,
No hay nadie que pueda dar más.

XXX
Fusionamos todos los géneros,
Todas las épocas,
Juntamos a Neruda con Góngora,
Y a Quevedo y Garcilaso,
Recitamos la traviata bajo el sol del parnaso.

XXXI
Y he de decir poetas vivos,
Que mientras muramos y escribamos,
Vivimos,
Y esta es la historia de la poesía,
Del religio amoris,
Del amor sin compañía.

20-9-2009

Explicación.

La poesía trata de la historia de la lírica desde que comenzó hasta nuestro tiempos.

Párrafo 1
Trata de las primeras poesías que se conocen, las jarchas en la que se cantaba por los amores no correspondidos de reyes y de grandes reinos. Normalmente se ponían en el papel de mujeres, no de hombres como la mayoría de las poesías actuales.

Párrafo 2
Luego vinieron, poco después incluso coexistiendo con las jarchas, las cantigas del amigo en el que las pastorcillas cantaban las penas a sus madres. Poesías igualmente antiquísimas.

Párrafo 3
Hace referencia al Libro del Buen Amor de Juan Ruiz, Arcipreste de Hita y de las claves para “Comer bueno y caliente y yacer con hembra placentera”

Párrafo 4
Se acabó con El Libro del Buen Amor las poesías relatadas por mujeres descorazonadas y tristes dando paso al hombre, el cual contaba sus andanzas de alcoba en tono de verso.

Párrafo 5
Se trata el tema de las mujeres grandes y de poca belleza que vivían cercanas a los puentes y obligaban a los transeúntes a pagarles con dinero o en carne. Este tema es tratado por el Arcipreste de Hita.

Párrafo 6
Se nos habla del cambio de estilo, la poesía evoluciona.

Párrafo 7
En la nueva lírica las mujeres se vuelven a lamentar de nuevo y se comienza a utilizar símbolos como las palabras Alba, Sol, Espera… para describir momentos del amor.

Párrafo 8
Hace referencia a la manera de los poetas de utilizar a la naturaleza en la lírica por primera vez para realizar similitudes y metáforas.

Párrafo 9
Nos habla de la figura del romancero que cantaba por los pueblos los amoríos. En el que las dulces mujeres se enamoran de nuevo y los líos de alcoba entre seres queridos y amores imposibles.

Párrafo 10
Se dedica este párrafo al amor cortés que nace de forma cercana a la cronología del poema. Esta clase de amor en el que el doncel se enamoraba de una mujer ya casada.

Párrafo 11,12 y 13
Gracias al amor cortés los hombres mediante la lírica se sienten esclavos de las mujeres, siervos de su religión ya que ella es su Dios.

Párrafo 14 y 15
Pasamos al renacimiento histórico y con el al neoplatonismo de volver a los seres antiguos de la historia como las hadas y los grandes héroes para describir el amor y a las mujeres.

Párrafo 16
En la época predomina la figura de la mujer por encima de los rasgos divinos de la misma.

Párrafo 17 y 18
Hacen referencia al petrarquismo y a la corriente del carpe diem.

Párrafo 19
Hace referencia a la mujer en el sentido religioso, que es como los poetas de esta corriente ven al ser amado.

Párrafo 20
Cita la poca importancia del renacimiento en la lírica.

Párrafo 21 al 24
La época barroca fue un siglo en todos los aspectos recargado, donde los poetas lamentaban sus amores por el ser amado.

Párrafo 25 al 27
Nos acerca a los románticos rezagados, a los gustos peculiares por los cementerios, las casas abandonadas, al pesimismo que se llevo a más de uno a la otra vida y a las grandes obras que nos dejaron en el siglo de las luces.

Párrafo 28
Cita una frase de Bécquer, gran poeta de la ilustración, romántico por excelencia.

Párrafo 29
Nos habla de las mujeres que escribían poesía, incluso de una poetisa monja que escribió grandes versos acerca de lo sexual y lo divino.

Párrafo 30 y 31
Llegamos a la actualidad, donde hay una poesía libre fuera de estructuras, la vida es bella para la lírica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s