Puta: poesía del regustillo

Bueno esta es una poesía que no es precisamente una comedia romántica, ¿sabéis a lo que me refiero? Pero bueno, una composición más de un genero que llamaré “Regustillo” que mezcla el romanticismo con el más puro estilo desenfadado de la erótica.

Puta

Allá por mis andares,
Encontré una casa putas,
La más antigua profesión,
Aquellas que de su coño disfrutan.

Un aire enrojecido,
La luz de aquel club tenía,
Gran cantidad de coches,
En el aparcamiento había.

Entramos sin dilación,
A por tres damas de la noche,
Mi amigo, mi compañero y yo,
En aquel club de Roche.

Una mulata, una rubia y una morena,
Ojos verdes, azules y azucena,
Pelos rizados, lisos y plisados,
Vestidos cortos, pequeños y escotados,
Con un tanga, siempre coño y nunca rabo.

Una pequeña habitación,
Con una baño y un catre,
Hundido de yacer,
Por anteriores botarates.

En la cama me senté,
Y a la mía empecé a desnudar,
No tuve mucho que hacer,
Pues poco tenía que cargar.

Entonces ella me miró,
Y el cambio de marchas agitó,
El embrague yo toqué,
Y primera ella metió.

Cuando el cambio de marchas,
Empezó a estar mojado,
Y el embrague resbalaba,
De postura ambos cambiamos,
Y nos tumbamos en la cama.

Dos formas carnales,
Fogosas e impávidas,
Pasamos a matemáticas,
A 69 números naturales.

No podíamos más que gesticular,
Y con la boca intentar hablar,
Pues otro trabajo entre los labios nos ocupaba,
Comer genitales y nuestras almas abrazadas.

Mas tu garganta pedía más,
Y yo se lo tuve que dar,
Por el túnel del amor,
Se mezcló aire y humor.

Cual pájaro carpintero,
Tú trabajabas,
Y con tanto desenfreno,
Que hasta tu campanilla yo rozaba.

Y me permitía quedar allí durante 30 segundos,
Mientras tus ojos desorbitados y de placer excitados,
Miraban en silencio al mundo.

Cuando tu garganta fue saciada,
Y mi cara embadurnada,
Con las ambrosías de lo divino,
Te subiste encima mía,
Y de ti yo fui cautivo.

Te sentaste sobre el tótem,
Buscando favor de dioses,
Mientras gemías y gritabas,
Puramente de goce.

Me suplicaste no parar,
Y comenzaste a botar,
Sobre mi camino cual pelota,
Dejaste mi picha rota.

Y metiste primera,
Y metiste segunda,
Embragué y metiste tercera,
Y cuarta y quinta,
Y tuve que meter la trasera,
Y dar marcha atrás rápidamente,
Para nunca tener descendiente,
Y que de un acto como este naciera.

28-08-2009

Anuncios

7 pensamientos en “Puta: poesía del regustillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s