El Caminante II

Bueno aqui les dejo el segundo capítulo de este cuento oscuro que sale de las mismisimas entrañas de los sueños de la magia.  Esperoos guste esta continuación y espero disculpeis mis faltas de ortografia ya que no soy de este planeta y me cuesta escribir en vuestro idioma.

1

Nací demasiado pronto, cuando el mundo aún no había acabado de fraguarse. Mi nombre es Marcus y la edad oscura fue mi cuna. Donde los reyes reinaban con manos satánicas y el cristianismo era la religión junto con la espada, allí nací yo. A capa y espada los caballeros conquistaban tierras. En la Edad Media viví mi infancia.

Mi madre era curandera en Inglaterra. Vivíamos en el bosque desde que tengo uso de razón y de mi nacimiento han pasado ya 9 años. Nuestra casita de madera es todo el hogar que he conocido. Tenía un molino de agua en una de sus paredes ya que estaba situada junto al río y la fuerza de este nos servía para multitud de tareas. Mi madre era muy lista. Desde pequeño me había enseñado a vivir con el bosque. A vivir del bosque. Todo lo que necesitábamos estaba allí. Nos alimentábamos de vayas y sabía reconocer las yerbas curativas de las hierbas que no debía probar nunca nunca.

El pan lo hacíamos nosotros mismos, solo teníamos que comprar trigo en el mercado del castillo y pagar al molinero.

Mamá se cabreó mucho conmigo ayer pues fuimos al castillo a por trigo.

El mercado estaba como siempre lleno de personas por todos lados. Algunas provenientes de muy lejos, de Asia, incluso de países nevados. El mercado estaba situado dentro de la muralla del propio castillo, pero este estaba a su vez sobre una colina a lo lejos. En el centro del mercado se encontraba la catedral.

Pasamos por la calle de los pescaderos que especialmente me daba bastante asco, ese olor era asquerosísimo. Llegamos por fin a la zona que desprendía el mejor olor de todo el mercado, la parte donde horneaban el pan y donde hacían los pasteles. Nunca tuvimos dinero para comprar nada de allí más que trigo pero solo con olerlo se me hacía la boca agua. Prometí que cuando fuera mayor le compraría a mamá un pastel bien grande y una pieza de pan que le duraría quince días.

Mientras mamá compraba me atrajo la atención un hombre vestido de bufón bastante pequeño que llevaba un sombrero de cascabeles. Así que lo seguí. Total a mamá no le importaría mucho. Solo sería un momento. Seguí a aquel personaje por las calles y calles del mercado. Pasé por multitud de puestos de todas las formas y colores, la herrería, la orfebrería, las tiendas de lana para las épocas de invierno. Cuando me perdía de aquella pequeña persona resonaban sus cascabeles para que lo siguiera y cuando no, salía de detrás de una tienda y me llamaba con una sonrisa socarrona.

Siguiéndolo así llegué a una tienda roja echa de una tela parecida al terciopelo. Era bastante grande y no tenía tiendas alrededor. ¿Donde estaría el bufón? Escuché pues así el sonido de los cascabeles proveniente de dentro de la tienda.

Aparté el velo de seda que servía de puerta de aquella tienda y todo se tornó muy oscuro allí dentro.

Continuara…

Anuncios

4 pensamientos en “El Caminante II

  1. Señor Goodkat Autor de la entrada

    Jajaja pues tenia pensado que este fuera el primero de una serie de relatos largos de este personaje^^ El gran Marcus.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s