He sido abducido V

Aquí les traigo la quinta parta de esta obra maestra de lo absurdo y del misterio. Espero os guste y disfrutéis tanto como yo.

4:00 De nuevo las luces que me despiertan. Esto viene siendo habitual.

4:30 Me visto con mi traje  que supongo que debe ser una marca como Armani. El tacto de esa textura sobre mi cuerpo me hace sentir bien. Me encanta llevar traje.

4:31 Salgo así de mi nueva tienda y me voy en busca del baño, que creo saber dónde estaba. Necesito pensar en mis cosas y todo eso…

5:00 No ha sido tan difícil como pensaba. Allí están las escaleras y las dos puertas con el baño y el mirador. Entro en el baño.

5:15 Bien, por fin listo para empezar la mañana, pero llevo varios dios durmiendo escasamente 4 o 5 horas. Voy a tener que ir pensando en trasladarme de sitio. En los pabellones y los pasillos a las 4 o 5 se activa la luz y no me deja dormir. Veo por lo tanto el mirador como un bien sitio para vivir, al menos hasta que consiga escapar. Tiene espacio, no tiene luces excepto la luz de fuera, las estrellas arriba y la niebla frente al cristal allí a lo lejos. La inmensa pared de niebla que puede llevarme a casa. Lo siento dentro de mí. Es la puerta para volver.

5:30 Comienzo así mi traslado. Cuando las luces están encendidas estoy más seguro, no viene aquella cosa que pude ver la última vez y que aún intento olvidar, el “guardián del pasillo” como lo llamo yo.

5:34 Subo allí arriba una cama bastante suave en la que poder dormir. Lo que más me cuesta es subir el dosel, pero bueno, utilizo un viejo truco de un maestro de la facultad. Miro a mi alrededor y construyo un torno rudimentario para poder subir todas las cosas por las escaleras. El torno se une por un sistema de poleas a una especie de cinta transportadora que he hecho con papel de pompitas y todo va como la seda.

6:00 Queda una hora para que abran, así que me doy prisa y subo un sofá, una tienda de campaña por si acaso, la máquina de videojuegos y muchas lámparas por si me hace falta luz. Por supuesto no se me olvidan mi destornillador, mis chinchetas y la pala. Debo intentar encontrar algún arma para largas distancias.

7:00 Mientras ordeno mi nueva casa suena la ensordecedora sirena que indica la apertura de las puertas del centro comercial, así que cierro esa puerta con un candado láser que he encontrado abajo y a ver quién tiene huevos de abrirla. Por fin tengo casa en el mirador.

7:03 Voy abajo con mi traje a buscar comida. Entonces mi felicidad da un vuelco cuando por los altavoces dicen que se han instaurado limitaciones de comida y cada persona sólo puede llevarse 5 productos. Todo lo no comestible sigue igual. Esto se debe a que tenemos un ladrón entre nosotros que todas las noches roba.

7:07 ¿Cómo voy a seguir viviendo sin comer? 5 productos es poquísimo. Bueno, me hago a la idea. Tengo varias misiones para el día de hoy: agenciarme una toalla, ya que con ella me sentiré protegido de verdad, pues en un libro leí que sirve para mil cosas, incluso tiene una piel microfilamentosa que ejerce de chaleco antibalas; por otro lado tenía que salir de ahí, pero para eso faltaba lo más importante, recuperar mi alma, así las puertas mecánicas se abrirían y podría volver a casa. Y ya si por el camino encuentro respuestas de dónde estoy pues mejor que mejor.

8:00 A lo tonto a lo tonto, pensando se me había pasado una hora embobado frente a una caja de tomates de un estante mientras repasaba el planning del día.

8:02 Decidí ponerme en marcha. Objetivo primero, buscar dónde están las toallas. Me monto en un carro de los que vuelan por encima del suelo y, tranquilamente ya que sé los mecanismos, me pongo a divagar por el centro comercial.

8:13 Decido ir a la sección de joyería y cosas de valor, pero no veo nada por ningún lado. Esto es gigante, podría encontrar hasta el arca perdida, pero no puedo estar toda la vida recorriéndome los pasillos. Decido hacer lo de siempre y preguntar.

8:41 –Hola, buen mozo, ¿me podría decir dónde está la sección de las toallas?
El hombre, con una pasividad propia de un dependiente, me explica que hay que mandarlas a pedir, ya que son muy valiosas y caras y sólo las fabrican para las personas que las piden expresamente. Me indica la dirección de la zona de Pedidos y allí que me embarco en una nueva aventura.

9:42 Tengo mil de hambre. El estómago ruge como un loco, así que decido comerme una de las cinco latas de tomate que he cogido. No me preguntéis por qué lo hice, cuando me di cuenta las tenía en la mano y me cerraban el acceso a la demás comida. Odio mi pajillazo. Pues sí que está lejos la sección de Pedidos, llevo una hora montado en el carrito y conduciendo por el estúpido supermercado.

9:50 Allí, por fin, una gran puerta metálica tiene un cartel sobre ella que reza PEDIDOS.

9:52 Me bajo de mi carro y cruzo aquellas puertas. Entro en un pasillo pobremente iluminado y sigo por él hasta que me topo con unas escaleras que descienden.

9:58 Comienzo a bajar…

9:59 …y a bajar…

10:00 …y a bajar…

10:01 Sigo descendiendo…

10:02 …y descendiendo. Pienso en el problema que voy a tener para subir, ya que estas escaleras son las que bajan. Espero no tardar mucho en encontrar las que suben.

10:05 Llego por fin a un pasillo oscuro. Un ruido ensordecedor como de un millón de motores y mucha maquinaria sonando a la vez. ¿Qué coño habrá aquí abajo? Posiblemente los sistemas de alimentación de toda la electricidad del supermercado, pero debe de haber algo más, este sonido es demasiado grande. Tardo un poco en acostumbrar mis oídos a esta mierda de ruido.

10:12 A los lados del pasillo hay muchas puertas iluminadas por donde salen sombras resplandecientes como si hubiera fraguas detrás de ellas alimentando un motor primigenio. Sin embargo hay otras donde parezco oír susurros y lamentos. Este pasillo me da miedo, así que comienzo a correr.

10:15 Llego a la puerta del final del pasillo. Sobre ella reza Pedidos. No sé si está en mi idioma o es que empiezo a entender esa lengua extraña.

10:17 Detrás de la puerta sólo hay una pequeña habitación cubierta de polvo con una máquina del tamaño de un cajero llena de telarañas. Tenía un micrófono, así que comencé a tocar todos los botones hasta que se encendió. Unos grandes brazos mecánicos salieron de sus costados y comenzaron a moverse. Se llenó de lucecitas intermitentes y comenzó a hablar en un idioma extraño. Me acerqué al micrófono y expresé mis deseos de obtener una toalla. Los brazos se movieron de nuevo y me acercaron un papel garabateado. Debía ser el resguardo. Acto seguido se apagó de nuevo. En el resguardo solo ponía un número. El 7.

10:30 Salí de allí con la sensación de que hacía años que la gente no usaba esa máquina. Qué raro todo.

11:01 Cuando llegué fuera me costó acostumbrarme al ajetreo normal. Me zumbaban los oídos del ruido ensordecedor de los sótanos aquellos. Me monté en mi carrito y me fui en busca de los videojuegos. Ya había cumplido uno de los objetivos del día: pedir una toalla. Sólo me quedaba recuperar mi alma y salir de allí.

12:30 Llegué a mi destino sin incidentes y con otra lata de tomate de menos. Así que me puse los guantes y el casco y me puse un juego de kung-fu. Esta noche sería experto en defensa personal y técnicas milenarias.

21:45 Anuncian el cierre del supermercado. Me quito el casco y los guantes y me siento ligero como una pluma y fuerte. Soy como el agua, golpeo y me adapto al recipiente.

21:47 Mierda, me he debido de comer las provisiones mientras jugaba sin darme cuenta. Esta noche voy a pasar mucha hambre. Ya comienza la noche, debo prepararme.

22:00 Ya estoy listo. Mi traje de Armani marca extraterrestre. Mi cinturón de bricolaje con mi destornillador letal y mis chinchetas. Sólo queda mi arma preferida, la pala, a la cual le cuelgo una cinta y me la cuelgo a la espalda. Ahora estoy preparado. Salgo al baño a peinarme y veo una cabra corriendo. Inmediatamente pienso en la cena. La sigo, escuchando sus pasos pues va muy rápido; giro un pasillo y sólo me da tiempo a ver cómo se cierra la puerta por donde ha entrado.

22:17 Entro allí y veo dentro un montacargas. Pulso el botón y subo.

22:24 Llego a la azotea del supermercado. Estoy arriba, lo he conseguido. Respiro el aire fresco de la noche, las estrellas están sobre mí. Mis ojos alcanzan a ver la infinidad de estructuras que forman el centro comercial. Así que me pongo a andar por allí y luego a correr hasta llegar a la parte delantera. Allí está el aparcamiento abajo y la pared de niebla frente a mí.

22:40 Estoy en la gloria, y entonces aparece la cabra y me da un empujón. Cojo mi pala y la miro. Estaba equivocado, no era una cabra. Era un animal parecido, sólo que éste tiene garras en vez de patas y unas alas. Saca una lengua superlarga parecida a la de un camaleón y me agarra la pala. Los dos tiramos y caigo al suelo.

22:42 Me cabreo y pongo a prueba mis técnicas de Kung-fu.

22:42:01 Listo, ya tengo cena. Pero sinceramente prefiero escapar, así que corro hacia el pretil con tan mala suerte que me resbalo y caigo sobre el suelo. Entonces una de mis linternas sale disparada y al atravesar el balcón de salida queda chamuscada.

22:50 Después de un rato observando este hecho me doy cuenta de que todo está electrificado por un sistema de torretas. Por aquí tampoco podré salir.

23:00 Estoy de vuelva en el mirador, mi nueva casa. La cabra alienígena debe de estar buenísima, pero no tengo nada para cocinarla. La dejo en un rincón. Por lo menos ya sé dónde buscar alimento: en la azotea.

23:04 Tengo pues que encontrar mi alma para salir de aquí y buscar un arma que me ayude en la distancia. Mañana me pondré un videojuego de cocina para poder guisar la carne de estos bichos. Hoy sólo me queda dormir y pensar en mi toalla. Antes de acostarme miro el resguardo y ahora el número 5 ha sustituido al 7. Ya queda menos.

00:00 Me despiertan unos golpes en la puerta. El guardián está intentando entrar. Señor, ayúdame.

Anuncios

8 pensamientos en “He sido abducido V

  1. Xente

    Tío esto se está poniendo demasiado extraño a ver como se puede seguir. De momento voy a esperar un poco más a ver si alguien se la pide y me entra la inspiración. Buena imaginación Dani jajajaja

    Responder
  2. Señor Goodkat Autor de la entrada

    Jajaja estoy haciendo lo que hace con el internado y perdidos aclarando un poco las cosas ( pero en realidad no) es broma a ver si se la pide alguien. Por lo menos estoy acotando las posibilidades para que os sea mas facil seguir por el camino

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s