He sido abducido IV

Un día más de las aventuras de nuestro amigo abducido. ¿Descubriremos algo nuevo? ¿Qué es lo que pasa en ese supermercado tan extraño? ¿Qué vio nuestro protagonista la última noche? ¿A qué huelen las nubes? ¿Africana o europea?

05:00 Las luces del centro comercial me despiertan. Estoy dentro de mi pequeño refugio, cubierto con las sábanas, pero aun así las luces son suficientemente potentes como para molestarme.

05:01 Noto un cierto olor desagradable que impregna las sábanas. Mierda, anoche pasé demasiado miedo. Tendré que buscar sábanas nuevas. Y ropa.

05:05 Iba a desayunar algo, pero el olor no me deja, mi estómago se niega a hacer hueco para nada mientras permanezca ese tufo, así que me dirijo a las escaleras mágicas que llevan a los servicios para limpiarme un poco, y luego iré a los pasillos en busca de la sección de ropa.

05:15 Limpio y desnudo, a buscar la sección de ropa. Espero no tardar demasiado, no quiero estar así para cuando empiece a entrar gente.

05:30 Ha sido más fácil de lo que esperaba. Como no voy a pagar nada de lo que estoy usando, me he decidido por un traje bastante elegante pero a la vez muy cómodo. Me hago también con un par de zapatos que vayan a juego, pero sobre todo me preocupo de que sean cómodos. Nunca se sabe cuándo vas a necesitar correr, lo único que sé es que tarde o temprano voy a volver a acabar corriendo, y lo último que quiero en ese momento es llevar unos zapatos que me hagan daño.

06:30 Me rugen las tripas. Mierda, me acabo de dar cuenta de que llevo una hora haciendo el tonto, posando a lo Brad Pitt y disfrutando de mi traje nuevo.

06:43 Bien, un reponedor está terminando de colocar el pan recién horneado en unas cajas. Con esto y algo de embutido me preparo un desayuno que parecen dos.

07:00 La ensordecedora sirena suena anunciando la apertura al público. El escándalo de la gente entrando a toda velocidad como si no hubiera mañana se suma a la ya de por sí molesta sirena, pero ya empiezo a estar acostumbrado. Debería pensar en alguna forma de salir de aquí, no puedo quedarme aquí toda la vida. Además, está aquello que vi anoche…

09:00 Dos horas dando vueltas y no he visto nada que me ayude. Casualmente me tropiezo con la sección de videojuegos, y descubro que han cambiado el juego que tenían de muestra. Tampoco va a pasar nada por probar este nuevo juego un rato.

15:52 El hambre me saca de un mundo mágico pseudomedieval plagado de especies humanoides. Curiosamente no había humanos, pero sí cosas parecidas a orcos, ogros y demás bestias. En fin, otra mañana perdida. Sí que son adictivos estos juegos.

17:14 Creo que he comido demasiado. Me cuesta andar por los pasillos del centro comercial, y apenas puedo pensar con lucidez. Debería regresar a mi campamento y echar una siesta reparadora.

18:02 Por fin llego a mi refugio. Joder, esto apesta. Seré idiota, me olvidé por completo de limpiar todo esto. En fin, recojo todo lo que me pueda ser útil y me dispongo a acampar un poco más lejos para que no llegue el olor. Ya limpiarán los encargados, supongo.

18:23 Estoy montando mi nuevo refugio. Noto que el sueño se apodera de mí. Lucho todo lo que puedo.

18:25 Genial, llego a la entrada del laberinto y sólo veo plantas y una espesa bruma que me impide ver más allá de un par de metros. Me adentro cautelosamente.

18:37 Encuentro el grial, brillante de una luz intensa. Estoy a punto de cogerlo, pero aparece el ogrotauro. Por si alguien no lo conoce, se trata de una bestia parecida al minotauro, pero de aspecto más bestial, como un cruce entre minotauro y ogro. Sus afilados colmillos son de marfil, y son muy codiciados por los shamanes de todo el mundo.

18:38 El ogrotauro carga contra mí. Rápidamente salto hacia mi derecha, ruedo, oigo un fuerte golpe y corro hacia el grial. Lo tengo. Corro como alma que lleva el diablo.

18:40 La fuerte tormenta hace que el barco se tambalee de un lado a otro. Al menos las telas bajo las que me escondo me cubren de la lluvia. Oigo un par de piratas que charlan mientras vigilan la cubierta, paseando de un lado a otro. Espero que no me descubran.

18:53 Dios, éste está siendo el mejor solo de guitarra que he tocado en mi condenada vida. Desde el escenario veo como miles de personas gritan y me vitorean mientras se estremecen al ritmo de mi música. No, algo falla, ¿qué hace ese helicóptero ahí? ¿Los GEO? Mierda, me han descubierto, hay que darse prisa. ¡Rápido, Evans, el arsenal está debajo del escenario!

19:01 Evans está muerto. Salgo de ahí volando, antes de que acaben también conmigo. No sé desde cuándo puedo volar, pero lo estoy haciendo. Aunque me cuesta un enorme esfuerzo de voluntad mantenerme en el aire. Se nota que aún no lo domino.

19:15 Por fin a salvo. Estoy en un tren de mercancías, oculto entre las ovejas. Tengo la extraña sensación de que acabo de mantener una conversación con una de ellas, pero no estoy del todo seguro.

19:17 El tren descarrila al cruzar un puente. Caemos al vacío. No, debajo hay agua.

19:18 Me estoy ahogando, y no consigo alcanzar la superficie.

19:19 El agua se convierte en… ¿sábanas? Me revuelvo a toda velocidad luchando por mi vida y consigo escapar de la trampa mortal en la que me había metido. Joder, ha sido todo un sueño, sigo teniendo el campamento a medio montar.

20:37 Me ha costado, pero creo que esto vuelve a ser habitable. Es demasiado tarde como para pensar en buscar una salida; podría no encontrarla y quedarme de nuevo encerrado, y no estaría preparado para volver a pasar por lo de anoche. Buscaré provisiones para la noche, algo de luz, y tendré que hacerme con algo que pueda usar de arma, para defenderme.

20:45 Me hago con una pequeña cesta.

20:47 Meto un par de paquetes de patatas fritas en la cesta.

20:48 Súmale una bolsa de cacahuetes.

20:49 Y una de anacardos.

20:50 Dos latas de cerveza.

20:51 Qué coño, mejor un pack de seis.

20:53 Una barra de pan.

20:54 Un pack de tres latas de atún, y una lata de pimientos. Creo que ya tengo cena.

21:14 Pasillo de bricolaje. Este destornillador parece suficientemente peligroso. Lo oculto en un bolsillo de la chaqueta.

21:17 Pasillo de papelería. Mi entrenamiento ninja en la escuela de los videojuegos me obliga a ver las cajas de chinchetas como una eficaz trampa. Apenas lo estoy pensando cuando ya tengo dos cajas en los bolsillos.

21:23 Pasillo de… no lo tengo muy claro. Hay demasiadas cosas dispares, pero básicamente me llaman la atención un par de linternas que no funcionan con pilas, sino con una batería que se carga dándole vueltas a una palanca. Estos alienígenas nos llevan años de ventaja en cuanto a tecnología, te lo digo yo.

21:31 Pasillo de jardinería. Esta pala tiene un tamaño aceptable, suficientemente grande como para usarse para golpear cualquier cosa, y suficientemente afilada como para cortar, quizá cercenar algún miembro si se aplica la fuerza adecuada.

21:45 Por megafonía se anuncia el cierre del supermercado. Creo que estoy de camino al campamento. Espero estar en el camino correcto. Rezo por no haberme vuelto a perder.

22:43 No hay ninguna posibilidad de que me haya perdido. Sólo he dado un pequeño rodeo porque me apetecía ver algunos pasillos que aún no había visitado, pero sé perfectamente donde estoy y cómo llegar a mi campamento. Sólo tengo que girar aquí hacia la izquierda y…

22:44 …seguir recto, luego a la derecha…

22:45 …un par de calles más hacia adelante, aquí volvemos a girar hacia la izquierda…

22:46 …y aunque no hay ninguna necesidad porque sé que estoy cerca, empiezo a correr y mirar hacia todas direcciones, para hacerme más rápidamente con el terreno. Otra calle a la derecha…

22:47 …seis o siete calles rectas, giro a la derecha…

22:49 Me rindo. No sé dónde estoy, a quién pretendo engañar. Sigo vagando, a ver si tengo suerte.

22:50 Me tropiezo con mi campamento. Je, estaba de broma, sabía que no me había perdido, sólo quería darle un poco de tensión dramática…

23:02 Termino de prepararme el bocadillo que me voy a cenar. Compruebo que las dos linternas que me he agenciado funcionan. Me pongo a cargarlas, por si acaso.

23:18 Prefiero las pilas. Esta tecnología es agotadora.

23:20 Me encierro en mi tienda de campaña y me siento entre las sábanas, con todo mi equipo bien a mano. Es tarde, no debería quedar nadie aquí, así que agudizo mis sentidos. Hoy no me cogerán por sorpresa.

23:52 Doy un bote sobresaltado al descubrir que estaba a punto de caer hacia un lado. Joder, me estoy quedando dormido, ¿qué mierda de guardia estoy haciendo?

23:54 Oigo un ruido fuera. El miedo me paraliza. Agarro fuertemente el destornillador, mientras pienso en lo estúpido que soy por no haber colocado las chinchetas en el suelo a modo de trampa. Aquí están las cajas, sin usar. Muy útiles ahora, sí.

23:55 Una linterna ahora revelaría mi posición. No he vuelto a escuchar ningún ruido, pero sigo alerta, invadido por la adrenalina.

00:02 Silencio. El efecto de la adrenalina se ha esfumado, y el sueño vuelve a hacer acto de presencia. Bueno, supongo que por ahora estoy a salvo, así que me dejo vencer. Mañana será otro día.

Anuncios

4 pensamientos en “He sido abducido IV

  1. Señor Goodkat

    Jajaja si que nos llevan años de avances tecnologicos con sus linternas con manivela jajajaja. MUy bueno David me ha gustado. Si de aqui al lunes no se lo ha pedido nadie lo continuo yo^^

    Responder
    1. Xente

      Que se ha puesto el comentario solo, le dado sin querer al intro (osea que solo solo tampoco se ha puesto…) jajajajaja me partio con eso (lo del comentario anterior)jajajaja esto sigue adelante eso es bueno!!!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s