He sido abducido II

Bueno, aquí tenéis la continuación del relato. A ver a quién le toca escribir ahora que estoy ansioso por saber cómo sigue la historia. La verdad es que he disfrutado mucho tanto leyéndola como creando la segunda parte y creedme voy a volver a repetir ^^

4.00 Las luces del supermercado se han encendido. ¿Qué leches es esto? ¡Son las 4 de la mañana! Salgo de mi tienda de campaña. Todo está desierto. El estómago otra vez.

Corro a los hoyos de golf. Me voy al segundo, el primero fue tapado por mí hace poco.

4.30 Me limpio con césped artificial. He dejado el papel en la tienda. Odio este sitio. No se puede dormir.

4.40 Debo encontrar la salida. Camino y camino. Paseo por estantes y más estantes. Cruzo puertas y más puertas. Paso por los congelados, vitrinas de peluches, fregonas apiladas, libros en idiomas raros y me paro.

5.10 Allí está delante de mí. Vehículos, todos para mí. Realmente no estoy del todo seguro de que sean vehículos de transportes pero se asemejan bastante a coches monoplazas. No tiene ruedas pero tienen una línea estilizada. Dentro caben bastantes cosas, incluso una persona. Y detrás llevan un asiento con un panel de mando. Sí, son coches seguro.

5. 12 No sé cómo se activa esto. Me siento en la parte del conductor y examino el panel de mandos.

5.20 Examino.

5.40 Examino.

5.45 Pulso todos los botones al bulto.

5.47 Pulso todos los botones en orden de izquierda a derecha.

5.49 Pulso todos los botones de derecha a izquierda.

5.52 Maltrato a todos los botones.

5.54 Les pego patadas.

5.56 Examino de nuevo.

6.00 Se me ocurre la solución perfecta.

6.20 Llego al pasillo de los libros. Busco en las portadas fotos de los coches de la exposición.

6.30 Todo viene en idioma raro pero me guío por los dibujos. Ya sé manejarlos. Me vuelvo.

6.40  Me subo al asiento del conductor y toco la secuencia de colores. Cada color tiene un sonido. Qué raro, esta secuencia me suena de una peli de Spielberg. No, seguramente sólo se parezca.

6.42 El chisme se mueve. Estupendo, ahora puedo buscar la salida.

6.50 Me paseo tranquilamente por el gran supermercado. Aún sigo sin saber dónde estoy y por qué me ha pasado esto a mí.

7.00 Una sirena suena fuertemente. Se empiezan a escuchar ruidos de personas. El supermercado ha abierto sus puertas.

7.01 Todo se ha llenado de una forma increíble. Siento una gran decepción, lo que yo creía que eran coches y sobre lo que voy montado no es más que un mísero carro de la compra.

7.10 Intento hablar con la gente. Me miran con gesto raro y se marchan sin decir palabra. Algunos me esquivan. ¿Qué mierda es ésta?

7.20 Decido pensar como un superviviente. Debo intentar salir de aquí. Necesitaré instrumental. Comienzo a recorrer los pasillos.

7.23 Nada me sirve, no encuentro lo que quiero. Sin querer me topo con una parte del centro que no había visto antes. La salida.

7.30 Me he quedado paralizado mirándola. Es una puerta estándar automática de las que tiene los centros comerciales. La gente pasa por ella y se abre.

7.31 Adiós supermercado.

7.32 Camino con paso firme y la puerta no se abre.

7.33 Lo intento de nuevo.

7.34 Lo intento de nuevo.

7.35 ¡Oh Dios mío, me han robado el alma!

7.36 Los mismos que me abdujeron me han robado mi alma. Sólo eso explica que el sensor de la puerta no se abra ante mi persona. Si no tienes alma los sensores nunca te reconocen y es por todos sabido.

7.40 Monto en el carro y acelero todo lo que puedo en dirección a la puerta. La gente a mi alrededor grita. Ahora sí me prestan atención.

10.00 Despierto en el suelo frente a la puerta. Me he debido quedar inconsciente del golpe. La puerta sigue intacta y creo que voy a tener que pillar otro coche-carrito porque el otro ha quedado en siniestro. A mis pies tengo un puñado de monedas. Al fin y al cabo la gente me quiere.

11.00 Estoy empezando a hacerme a la idea de que por la puerta principal no voy a poder salir.

12.00 Cojo un carro de los de toda la vida, no tantas tonterías motorizadas y me voy a buscar mi desayuno.

12.30 Listo, pan de campo con caviar y una cosecha del BHYRT para poder bajarlo. Espero que sea un buen año.

13.00 Voy a la parte de los videojuegos y me pongo a probar las novedades de este centro.

13.02 Anda, aquí los juegos son más reales que en otros sitios. Sólo tienes que ponerte unos guantes y un casco. Estoy aprendiendo rápidamente.

17.00 Me duelen los ojos y tengo hambre. Ya he jugado suficiente. Los descansaré un rato antes de ponerme con el enemigo final.

18.00 Como una carne rara, sabe a pollo. Me pongo a buscar abastecimiento para esta noche así que cojo el carro manual y me paseo un poco.

19.00 Ya tengo todo lo que quiero: papel higiénico, latas de conserva, y una cocina de lo que me parece que es gas. Hasta que no me habitúe al medio va a ser lo mejor. Esta noche cuando cierre me prepararé.

20.00 Comienzo a oler a un aroma de sofrito de hace cuatro noches. Me da náuseas. Luego caigo en que soy yo. Necesito ducharme. Pero necesito algo aún más importante. Necesito una toalla.

21.00 Ni rastro de la toalla, deben de estar bien guardadas, quizás en una caja fuerte dado su gran valor.

21.15 Decido montar una tienda de campaña más grande, de 20 plazas, así que me pongo manos a la obra.

21.45 El supermercado anuncia su cierre y yo sigo montando.

22.00 Tomo un descanso para cenar y sigo montando.

23.00 Ya seguiré montando mañana. Me da un apretón. Debo busca un baño de verdad. Cojo el papel higiénico y marcho con mi linterna por los oscuros pasillos.

23.05 Alguien me observa, noto presencias a mi alrededor.

23.14 Encuentro una puerta que lleva a unas escaleras que misteriosamente sólo van hacia arriba. Subo por ellas apretando fuertemente el trasero.

23.18 Llego a un baño. Dedico mi obra a los dioses griegos que han hecho posible este descubrimiento. Me lavo las manos.

23.50 Salgo fuera, algo raro pasa. Ya no están las escaleras por donde subí, ahora en su lugar hay unas que bajan. Qué raro es todo. Frente a mí una puerta que no había visto antes, tiene las letras AJEBS grabadas en un cartel. Decido entrar.

00.00 Dios mío. Estoy en un mirador, ante mí se abre una sala circular entera de cristal. Sobre mí puedo ver las estrellas del cielo. Corro hacia el cristal para poder ver la salida de aquel sitio desde allí arriba. La imagen que veo me hace temblar.

00.03 Abajo mía la puerta por la que intenté salir y tras ella el aparcamiento. Pero ahí se acaba todo. Tras el aparcamiento un muro de niebla espesa como el ladrillo se extiende hasta la altura del cielo. Dios mío, dónde estoy.

00.10 Bajo corriendo las escaleras y me meto en mi caseta de una plaza. Estoy atrapado. Ahí fuera hay algo que me observa. El o los vigilantes nocturnos de aquel sitio. Debo pasar desapercibido. Mañana me preparé, buscaré armas e intentaré averiguar por qué estoy aquí y cómo se sale.

Anuncios

3 pensamientos en “He sido abducido II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s