He sido abducido

Esto un juego en el que espero que participen los colaboradores del blog, he escrito el principio de una historia, ¿alguien se atreve a continuarla? Pedid vuestro turno en los comentarios, o llegad a un acuerdo. Yo espero ansioso otra entrada con la continuación.

10:00 He sido abducido. Es día uno de enero y apenas llevaba una hora acostado, desnudo y con el traje mal doblado sobre la silla de mi cuarto.

10:02 Recupero la vista. La luz que me cegó venía de una nave que no describiré ya que si salgo de ésta puedo ganar mucho dinero vendiendo el diseño. Solo diré que volar es mucho más fácil de lo que parece.

10:10 No he parado de examinar mi cuerpo en busca de sondas, no he sentido nada y tampoco me han retenido tiempo suficiente como para eso, pero cuentan tantas historias que la paranoia es inevitable.

10:12 Supero mi ataque de pánico y miro a mi alrededor. Al menos han tenido la decencia y la clase suficiente como para dejar mi traje en el suelo.

10:15 Ya estoy vestido y comienzo a caminar, esto parece un centro comercial o un supermercado. No hay mucha gente, supongo que por la hora, aunque no estoy seguro ni de que siga siendo uno de enero.

10:20 Me acerco a una señora que hace la compra.

-Señora necesito ayuda, creo que me han abducido.

-Aparta borracho.

En el fondo la entiendo, no estoy borracho pero el traje de anoche huele a alcohol desde lejos y nada de lo que está pasándome tiene sentido.

12:30 En vista de que nadie me va a creer he decidido encontrar yo solo la salida. Llevo dos horas andando entre ofertas de macarrones y secciones interminables de pañales.

13:30 Más pasillos.

14:30 He encontrado la sección de bicicletas y llevo unos cuarenta minutos pedaleando en línea recta. No encuentro la salida, ni una pared. Esto parece no tener fin.

14:45 No sé si es de la actividad física, del paseo en ovni o del vodka de anoche, pero la llamada de la naturaleza golpea con violencia mi esfínter.

14:46 Maldigo por no tener las sondas.

15:00 Tampoco encuentro el baño. Supongo que estará junto a la salida que no parece existir.

15:01 Grito desesperado y comienzo a tirar todo lo que puedo de las estanterías. No es un ataque de locura. Se trata de mi nueva estrategia para salir de aquí. Al borracho de mi barrio no tardan ni tres minutos en enseñarle donde está la salida del Mercadona cuando le da por entrar a echar un vistazo en la sección de licores.

16:42 No me quedan fuerzas para tirar más cosas. Apenas  puedo gritar. Lo único que he conseguido es que algunos clientes me miren atónitos y se agachen a por alguno de los artículos que he tirado.

17:00 Me canso de llorar tumbado en un estante vacío. Hago mis necesidades junto a los tarros rotos de mermelada de arándanos que hay por todo el suelo y me limpio con un cartel de “oferta 3×2 en mejillón lata” que se pegó a mi zapato un kilómetro atrás.

17:15 Necesito un café y algo de comer. Al menos ahora sé que si lo encuentro nadie me impedirá tomarlo.

18:30 Teniendo en cuenta las dimensiones de esto, he tardado poco en encontrar una caja de galletas de dinosaurios y una degustación de café de ese de las máquinas tan chulas que son como el turrón, que solo se venden por Navidad.

Necesito un carro. Desde niño soñaba con quedarme encerrado en un centro comercial para poder hacer todo lo que quisiera, pero en los sueños era más divertido, otras circunstancias y siempre había un par de amigos. Esto es real y no me está gustando. Los carros, cómo no, estarán fuera o junto a la entrada. Tengo esto en cuenta y soy consciente de que o me encuentro uno o se lo quito a alguien.

18:33 Tengo una víctima seleccionada.

18:50 El anciano se cansa de perseguirme y retrocede sobre sus pasos en busca de su bastón. Caminaré en busca de un inventario útil.

21:40 Ya tengo un buen inventario, entre otras cosas he cogido: una botella de agua, unas zapatillas de estar por casa, un casco linterna, un microondas, hilo dental, mucha comida, una tienda de campaña, cerillas y papel higiénico.

21:45 Por megafonía anuncian el cierre en 15 minutos. Los clientes aceleran el paso para terminar sus compras. Sin duda es mi oportunidad. Solo tengo que seguir a alguien hasta la puerta. Todos corren en distintas direcciones y se me pierden al doblar la esquina. No creo que lo consiga.

22:15 Sigo aquí, no veo a nadie a mi alrededor y la mitad de las luces están apagadas. Camino por la zona de deporte.

22:25 Pasados los palos de golf he encontrado un pequeño green para probarlos. Estoy muy cansado, acamparé aquí, mañana será otro día.

23:57 Salgo disparado de la tienda, los mejillones que he cenado no me han sentado bien. Miro a mi alrededor, veo el green, el hoyo, me siento en el suelo con las piernas estiradas.

00:00 He defecado como un rey. Mañana será otro día.

Anuncios

5 pensamientos en “He sido abducido

  1. ana

    HOLA SOIS FÁNTASTICOS. Podeis contar siempre con el salón de mi casa. Se que no os van a faltar las ideas y las ganas de compartirlas, de todos modos espero que este comentario os sirva de ánimo. No cambieis nunca. UN BESO PARA TODOS

    Responder
  2. Señor Goodkat

    Muchas gracias Ana, a pesar de a ver estructurado el salon de tu casa muchas veces nos encanta como lo decoras^^.

    Mil gracias por apoyarnos cuando seamos ricos y famosos te daremos tu porcentaje jajajaja. Pero eso es secreto no se lo digas a nadie.

    Responder
  3. Melwin Metal

    Ale eres genial. Al final lo leí y aquí te dejo mi comentario. ¡Muy mal por mi parte no haberlo leído antes!. Poco a poco iré leyendo lo que escriban los demás y espero q algún día me dejeis continuar a mí la historia.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s